La heredera danesa derrochó simpatía mientras lanzaba la habitual botella de champán contra el casco de la embarcación. Tras la simpática ceremonia, Mary Donaldson pudo visitar la sala de máquinas de este barco que tiene 400 metros de eslora y una capacidad para más de 18.000 contenedores. Su ruta de navegación transcurrirá entre Europa y Asia recalando en 14 puertos. Hasta el domingo el barco podrá ser visitado en el puerto de Langelinie de la capital danesa.

Mary Donaldson volvió a lucir una imagen chic y llena de glamour. Rescató un precioso abrigo blanco que estrenó en 2007 y volvió a lucir el año pasado durante la visita de Carlos y Camilla a Dinamarca. Lo complementó con un precioso sombrero de Philip Tracey, guantes negros, pendientes de Marianne Dulong y salones del mismo color. Todo una lección de estilo.

mary

Mary Donaldson con el responsable de la naviera, Nils Smedegaard.