La heredera danesa ha retomado de pleno su agenda y anoche presidió en Copenhague la entrega de los premios Index, los más importantes del mundo al diseño sostenible, que alcanzó su cuarta edición. La princesa Mary lució un vestido de Prada en un favorecedor color púrpura, que forma parte de su fondo de armario. La última vez que lo llevó fue en noviembre de 2008 en una cena benéfica en la Embajada de Dinamarca en Tailandia, donde los príncipes Mary y Federico asistieron a la celebración de los 150 años de relaciones económicas entre Dinamarca y Tailandia. Complementó el vestido con pendientes de diamantes de Jewlscph, pulseras de Shamballa y bolso de YSL.

Las vacaciones de verano son ya un nostálgico recuerdo para Mary Donaldson, quien afronta una agenda bien cargada ante el próximo otoño. Sus dos hijos mayores, Christian e Isabella, ya han comenzado el colegio y, los mellizos Vincent y Josephine, todavía se quedan en casa. La familia ha disfrutado de un verano muy tranquilo entre las residencias reales de Marselisbog y el castillo de Graasten.

mary-premiados

La princesa Mary con los ganadores de los premios INDEX de diseño.