Desde este lunes, Cristina ha vuelto a su trabajo en La Caixa y prepara el regreso de sus hijos al Liceo Francés de la Ciudad Condal. Por su parte, Iñaki ha comenzado a trabajar con sus abogados para preparar su defensa, ya que podría volver a declarar ante el juez en Palma el próximo mes de octubre. Los duques han empezado también la mudanza para abandonar en los próximos  días el palacete de Pedralbes, que podrían poner en venta, para trasladarse a otro domicilio. En medio de esta vorágine, los Urdangarin-Borbón intentan llevar una vida relativamente normal e Iñaki fue con su hijo mayor, Juan, a las instalaciones del Real Club de Tenis.

Los duques de Palma salen de su casa de Pedralbes.

 

Los operarios ya han comenzado la mudanza.