Los novios de la infanta Elena: hacemos un repaso a su currículum sentimental

La hija mayor de los reyes no ha rehecho su vida sentimental tras divorciarse de Jaime de Marichalar, a finales de 2009, dos años después de anunciar su ya famoso cese temporal de la convivencia, pero en este tiempo han sido numerosos los candidatos a echarle una mano en este sentido.

La infanta Elena, sin embargo, no suele molestarse en confirmar o desmentir los rumores que aparecen de forma regular sobre su presente amoroso, y ahora que distintos medios la relacionan con el doctor Ángel Villamor, el traumatólogo del rey, se mantiene en su línea.

Pero la preocupación y la curiosidad por los amores de Elena, que cumplirá 49 años el próximo 20 de diciembre, no es de ahora; hace años, antes de contraer matrimonio, también su nombre aparecía vinculado de manera sistemática a jóvenes deportistas, profesionales, aristócratas... Este es un breve recorrido por su currículum amoroso.

Luis Astolfi, el gran amor de su vida

luis-astolfi-el-gran-amor-de-su-vida

El jinete sevillano, la gran promesa de la hípica española en la década de los 80, fue el primer novio de Elena y, según sus más íntimos amigos, el gran amor de su vida. Empezaron su relación en 1984, pero rompieron a los dos años, después de que Astolfi le confesara que no se veía capaz de afrontar la vida pública que requería salir con la hija mayor de los reyes.

Jorge de Habsburgo, su paño de lágrimas

jorge-de-habsburgo-su-pano-de-lagrimas

En 1987, al año de romper con Astolfi, Elena se trasladó a París, donde estrechó la amistad que ya tenía con Jorge de Habsburgo, segundo hijo del archiduque Otto de Habasburgo, heredero de los derechos dinásticos de Austria-Hungría. Jorge, hoy casado con la duquesa Eilika de Oldemburgo, no logró enamorar a Elena, pero sí reconfortarla, algo que también hizo otro buen amigo, el archiduque Martín de Austria-Este, hoy esposo de la princesa Katharina de Isenburgo.

Felipe Zuleta, su entrenador

felipe-zuleta-su-entrenador

Tres años antes de casarse con Jaime de Marichalar, en 1995, Elena fue vinculada al arquitecto malagueño Alfredo Santos Galera, con quien salió durante casi dos años, y un año después de divorciarse de Jaime, el jinete Felipe Zuleta (en la foto), muy vinculado a la familia real, encabezó una lista de posibles amores que aún no ha terminado. Sin embargo, el tiempo demostró que Felipe, casado con la abogada Rocío Martín, sobrina de Alfonso Díez, actual duque de Alba, era el entrenador de equitación de la infanta, además de uno de sus más íntimos amigos.

Otro jinete, otro monitor de esquí

otro-jinete-otro-monitor-de-esqui

La lista sigue con otro jinete, Alfredo Fernández-Durán, un antiguo amigo y compañero de la infanta (en la foto, con ella durante unas vacaciones en Baleares), con el que ahora ha retomado su vieja amistad, y Carlos Ruiz de Velasco, monitor de esquí de Froilán y Victoria. Era él quien besaba a la infanta en aquella foto tomada en febrero de 2008 en Baqueira Beret, pero el tiempo demostró que fue un beso de amigos.

Fernando Garrido, su jefe

fernando-garrido-su-jefe

Mucho se habló hace algo más de un año de Fernando Garrido como nuevo amor de Elena. Habían sido vistos asistiendo juntos a un partido de baloncesto, a la cabalgata de los Reyes Magos, viajando a Río de Janeiro... pero Fernando, director general del Instituto de Acción Social de Mapfre, es en realidad, además de muy buen amigo, su jefe.

El doctor Villamor

el-doctor-villamor

Los rumores sobre la posible relación de Elena con Carlos Revenga, secretario personal de las infantas, apenas tuvo recorrido, pero sí están cuajando los que aseguran que la duquesa de Lugo podría haber iniciado una relación con el doctor Ángel Villamor, traumatólogo del rey (en la foto, a su izquierda) y artífice de sus últimas operaciones, la de rodilla, la del talón de Aquiles y la más reciente, la de cadera tras su accidente en Botsuana.

X