Todo sucedió en el Rastrillo, el pasado viernes.  La reina Sofía y doña Letizia acudieron juntas al Rastrillo de Nuevo Futuro, situado en el pabellón de la Pipa de la Casa de Campo. Allí recorrieron los distintos puestos con su mejor sonrisa, e incluso realizaron algunas compras navideñas para la familia.

De hecho, la princesa adquirió un par de faldas de tul para sus hijas, las infantas Leonor y Sofía, y varios libros. La soberana, por su parte, se llevó otros libros y varios objetos de artesanía. Al cabo de una hora y media, más o menos, suegra y nuera abandonaron el recinto, encantadas con sus compras y felices de colaborar con una buena causa.