Están resultando estos nuevos tiempos atípicos, por el natural cambio de funciones, y en ocasiones, por el drama familiar que la afecta, muy duros para la princesa Beatriz de Holanda, que ABDICÓ EL PASADO 30 DE ABRIL, después de más de tres décadas de fructífero reinado, sucedida en el trono por el mayor de sus tres hijos, el actual rey Guillermo y LA ARGENTINA MÁXIMA ZORREGUIETA, que también ha sabido conectar con la ciudadanía de los Países Bajos.
Apenas hace un mes, la princesa Beatriz de los Países Bajos PERDIÓ A SU HIJO MEDIANO, EL PRÍNCIPE JOHAN FRISO, que permaneció durante año y medio en coma a consecuencia del fatídico accidente que sufrió en febrero de 2012 cuando se encontraba esquiando, fuera de pista, en la estación austriaca de Lech… Un golpe del que está intentando reponerse la exreina, de 75 años, una mujer que está contando en estas luctuosas circunstancias como madre con todo el apoyo y afecto de su entorno familiar, especialmente el de los reyes Guillermo y Máxima que están volcados con la princesa Beatriz y que a raíz de este desgraciado percance doméstico que tuvo lugar el domingo 22 de septiembre reforzarán sin dudas sus atenciones hacia la princesa.