La infanta Elena dio anoche una auténtica lección de elegancia y clase a su llegada al Club Náutico, cercano al puerto de El Pireo, donde sus tíos, Constantino y Ana María de Grecia celebraron con una espléndida cena de gala sus bodas de oro. En la reunión familiar hubo clamorosas ausencias. La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, que pronto tendrán noticias sobre la evolución del caso Nóos, optaron finalmente por quedarse en Ginebra cuando su presencia se daba como segura hasta pocas horas antes del evento. Esta podría haber sido la razón por la que tampoco asistieron ni los reyes Felipe y Letizia ni el rey Juan Carlos.

elena-de borbon

La duquesa de Lugo lució impecablemente su mantón de manila favorito.

familia-real-griega

Constantino y Ana María vivieron con sus hijos una noche inolvidable.

La reina Sofía estuvo acompañada por su hermana, la princesa Irene. En este año, ha sido la segunda visita de la anterior reina a su Grecia natal, pues ya estuvo en marzo con motivo del 50 aniversario de la muerte de su padre, el rey Pablo. Hace solo dos días que la Casa del Rey hizo público que doña Sofía seguirá al frente de la Fundación que lleva su nombre, pero que ni ella ni don Juan Carlos tendrán una agenda continuada y asistirán a actos puntuales por petición de su hijo, Felipe VI.

sofia-irene

La reina Sofía, muy elegante con un traje aguamarina, con su hermana, la princesa Irene de Grecia.

nicolas-tatiana

Tatiana Blatnik, a quien vemos con su marido, el príncipe Nicolás, destacó nuevamente por su belleza y glamour.

Los casi 200 invitados, entre los que se encontraban miembros de la realeza y de la alta sociedad griega pudieron degustar una cena con productos típicos de Grecia que estuvo amenizada por actuaciones musicales. A los postres, Constantino y Ana María repasaron sus 50 años de matrimonio, resaltando la importancia de la familia.

margarita-benedicta

La reina Margarita de Dinamarca y la princesa Benedicta tampoco faltaron a los festejos de las bodas de oro de su hermana Ana María.

ernesto-de-hannover

Ernesto de Hannover a su llegada a la cena. Hacía meses que el todavía marido de Carolina de Mónaco no había sido visto en público.