De nuevo sin Iñaki Urdangarín, que está completamente centrado en su defensa y mantiene constantes reuniones con su abogado, especialmente ahora que la instrucción del Caso Nóos está a punto de concluir, la infanta Cristina hizo las maletas y se marchó a Baqueira con sus cuatro hijos, encantados de pasar la Semana Santa dedicados a uno de sus deportes favoritos: el esquí.

Miguel Urdangarín de Borbón

Miguel Urdangarín  está a punto de cumplir once años.

La duquesa de Palma y sus hijos se instalaron en la casa familiar de La Pleta, un precioso chalé de estilo aranés, con dos plantas y buhardilla, que hace las delicias de los nietos de los reyes. Allí pasó unos días la familia Urdangarín-de Borbón cuando, recién llegados de Washington, se vieron literalmente asfixiados por la presión mediática, y allí ha pasado Cristina este invierno numerosos fines de semana con sus hijos, en ocasiones, también acompañada por su hermana, la infanta Elena, y los hijos de ésta, Froilán y Victoria.

Irene Urdangarín

Como sus hermanos, Irene, que cumplirá ocho años el próximo 5 de junio, es ya una experta esquiadora.

El plan de Cristina y sus hijos en Baqueira es tranquilo y relajado, como el de cualquier otra familia que está de vacaciones: largas sesiones de esquí, paseos por la nieve, agradables almuerzos, reuniones con amigos al calor de la chimenea… unas vacaciones cortas que los cuatro hijos de los duques de Palma disfrutan al máximo. Además, no se descartaba que Iñaki Urdangarín se uniera a su familia en algún momento de la semana, en Baqueira o quizás en Vitoria, donde vive su madre Claire Liebaert.

Infanta Cristina, duquesa de Palma

Solo días como estos, de relax y en familia, alivian un poco la presión. Con 47 años, la duquesa de Palma está viviendo la peor etapa de su vida.