Tanzania es uno de los países más pobres del mundo, ocupando uno de los últimos puestos del Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas. El 80% de la población trabaja la agricultura, pero sólo el 4% de la tierra es cultivada por la difícil topografía y las inclemencias climatológicas. Los cambios climáticos de los últimos años, sobre todo los períodos de sequía,  están afectando negativamente la productividad, ya que los cultivos y el ganado dependen de la lluvia en un 98%.

La infanta mostró su faceta más comprometida durante esta visita.

Por ello, los proyectos impulsados en la zona por parte de la Fundación «la Caixa» se dedican a mejorar el desarrollo socioeconómico de las comunidades rurales, en este caso con el principal objetivo de contribuir a la erradicación de la pobreza de los pequeños productores y productoras de las comunidades rurales de once distritos de las regiones de Dodoma y Morogoro. 

La finalidad última de los dos proyectos impulsados por la Fundación «la Caixa» e Intermón Oxfam en Tanzania es demostrar que los pequeños productores pueden generar beneficios significativos y cuantificables y convertirse en proveedores fiables y estables en el mercado.