infanta-cristina
La infanta Cristina, el pasado 11 de enero, en el día de inicio del juicio del Caso Nóos, en Palma de Mallorca.

La ciudad de Barcelona ha iniciado los trámites para retirar a la infanta Cristina la Medalla de Oro, que le fue otorgada en 1997. Esta decisión se tomó en la comisión de Presidencia del ayuntamiento a petición de ERC, con la abstención del PP y Ciudadanos. Asimismo, se pide a la hermana de Felipe VI que no utilice este reconocimiento en ningún acto público durante el procedimiento administrativo en el que se tomará la decisión. También piden que «no tenga derecho al trato de Excelentísima Señora ni ninguna precedencia protocolaria en cualquier de los actos oficiales organizados por el Ayuntamiento«.

Este es un hecho más que redunda en la situación de aislamiento social de la infanta Cristina, que ya está apartada de la Familia Real, y que fue privada también del título de duquesa de Palma. Recientemente, El Español le atribuía unas afirmaciones en las que decía sentirse abandonada por su familia y ahora todas las miradas están puestas en su marido, Iñaki Urdangarin, y ella por el Caso Nóos. Se cree que podrían aplicarle la doctrina Botín, lo que la exoneraría de culpa, pero todo parece indicar que tiene muy en contra a la opinión pública española, que está particularmente indignada con los múltiples casos de corrupción, especialmente en estos tiempos de crisis económica.

La posibilidad de que su marido sea encarcelado supondría un elemento de presión más para la hija menor de Juan Carlos I y la reina Sofía, quien vive en el ‘exilio’ en Suiza, donde continúa trabajando.