Me piden que no hable de política. Ni ganas que tengo. De lo que sí voy a hablar en esta crónica post Fiesta Nacional es de curiosidades, anécdotas… en fin, de nada trascendente. A pesar de su futilidad, son muchas cosas y cuesta reordenarlas,lo más banal a veces es lo más difícil, pero aquí está desmigadito todo lo que se ha visto, y lo que no, en una jornada histórica del 12 de octubre. 

1-REYES UNIDOS:

Los Reyes Felipe y Letizia no viven sus mejores días de esplendor y dulces paseos. Hoy han vuelto al trabajo tras un par de semanas con la agenda suspendida, salvo por el discurso del Rey a la Nación. Y se han mostrado unidos en su tarea, remando a favor. Tras el desfile militar han recibido a unos 1.500 invitados en el Palacio Real. Ha sido el besamanos más largo/concurrido desde la Proclamación. Las invitaciones de este año ya son objeto de coleccionista. 

2-LA MUÑECA DE SOFÍA:

Qué bien volver a ver a las hijas de los Reyes, «ocultas» desde el posado veraniego en Marivent, con la fugaz excepción de la vuelta al cole (sin posado). El caso… Leonor y Sofía, con el pelo más corto, tan dulces y tranquilas, ya son unas hachas en esto de los desfiles. Eso sí, una vez terminado, a casa, que ni puente ni nada… La fiesta no continúa para ellas en el Palacio Real. El vendaje en la muñeca de la infanta Sofía rápidamente ha hecho surgir las preguntas, y hay respuestas. La propia Reina nos contó en un aparte que la niña se ha hecho una distensión ¡jugando en el patio del colegio! Lo normal, vamos.

3- TENDENCIA «ESPAÑA»

Estos días mucha gente ha sacado en sus ventanas y balcones la bandera de España. Por supuesto, hoy tampoco han faltado. Pero tengo que resaltar una tendencia que quizás muy pronto recojan las revistas de moda y las influencers mas influyentes: el rojo y amarillo sube puntos. Ahí está la infanta Elena (presenciando el desfile) como gran musa de este nuevo estilo: gafas de sol, collar, pulseras y bandera a modo de fular… ¿Alguien da más?

P.D: La acompañaba su hija Victoria. Pero, ¿y Froilán? Si alguien lo localiza, razón aquí. 

En el besamanos palaciego, otras it girls de la tendencia: la periodista Carmen Rigalt (cartera bandera con escudo); Esperanza Aguirre (broche-escarapela nacional); y Cristina Cifuentes (cartera rojigualda). Patriotas a la par que modernas.

4- MARÍA TERESA CAMPOS, LA OTRA «REINA».

¿Podía faltar la «reina de las mañanas»? No. María Teresa Campos ha acudido a la llamada, radiante y felizmente acompañada por su pareja, Bigote Arrocet. Y eso que el humorista no es demasiado amigo de las fiestas. ¡Lo que hace el amor! Nos ha encantado ver a la periodista, muy juvenil de blanco y tocada por una estrella en su hombro. Genio y figura. 

Eso sí, no tenía muchas ganas de jarana, pues ha abandonado el palacio antes de terminar el besamanos y, por tanto, no se ha quedado a la recepción. Mis insiders la vieron bajar del brazo de Bigote por la gran escalinata…

5- PERIODISTAS.

De periodista a periodista, Ana Rosa Quintana ha sido fiel un año más a esta cita. Y casualmente de blanco, como María Teresa, pero con vestido abrigo. Ella ha sido una más de la larguísima lista de nombres del mundo de la comunicación que han saludado a los Reyes en esta jornada. Nieves Herrero, Carlos Herrera, Luis del Olmo, Fernando Ónega, Pedro Piqueras, Luis María Anson, Isabel San Sebastián y Pedro J. (sin su flamante nueva esposa), solo por citar unos pocos. Muchos olían ya los «corrillos» en busca de información y opiniones privilegiadas de la primera línea política.

6- POCO «FAMOSEO».

Como he dicho antes, ha habido 1.500 invitados más o menos. Lógicamente con representantes de todos los sectores de la sociedad, desde la plana mayor de los políticos con el presidente Rajoy a la cabeza (por cierto, también muchísimos exministros de la etapa de Felipe González, con este incluido, además de Zapatero, este con Pedro Sánchez, sin corbata), embajadores, diplomáticos, empresarios,militares, personas de diversos colectivos sociales y gente de la Cultura…Que sí, pero menos. La soprano Ainhoa Arteta (que además es embajadora de la Marca España) ha brillado rivalizando en perlas con la propia Reina, y poco más. ¿Dónde están un Raphael, un Bisbal, un Alejandro Sanz, algún actor, director, escritor…? Supongo que muchos trabajando, pero les hemos echado de menos.

7-  BESAMANOS SIN FIN.

No vamos a mentir. El besamanos se ha hecho un poco eterno, y eso que lo han partido en tres tandas, con sus respectivos descansillos en medio (unos 10 minutillos en los que los Reyes se ausentan del Salón del Trono, y puede que Letizia se siente para dar descanso a los pies). Rajoy ha abierto el desfile de apretones de manos, y alguna que otra reverencia, y también les ha comentado que se ausentaría de la recepción posterior, junto a Cospedal y Saenz de Santamaría, tras el desgraciado accidente de un piloto. Esta ha sido la única nota triste en un día que ha sido, sobre todo, muy tranquilo.

Los Reyes han sido los más solicitados en el cóctel. Los salones del Palacio Real estaban abarrotados, más que otros años, hacía calor y los camareros tenían dificultad para servir los canapés y bebidas de rigor… De manera que esperar a saludarles o unos momentos de charla era casi una misión imposible solo apta para pacientes. Aún así, Felipe y Letizia han ido cumpliendo, sonrientes y agradecidos de la presencia, y más con la que está cayendo.

8-LA REINA HABLA.

SEMANA también tuvo oportunidad de saludar y hablar con la Reina. Comentó que ni ella ni el Rey habían visto nunca tanta gente en las calles en esta jornada. Al preguntarle por el vendaje de su hija, nos aclaró lo expuesto más arriba, que era una simple distensión jugando en el colegio y que la niña le había pedido protegérsela. Añadió que Leonor y Sofía no solo no se aburren en el desfile, sino que «les encanta y lo disfrutan mucho, porque ya entienden más». Se notaba el orgullo de madre: «Tengo mucha suerte con ellas, son buenas y tranquilas. A ver la adolescencia, pero de momento…».

Para terminar recupero la imagen superior de Letizia. Ella también ha hecho Marca España. ¿Veis su abanico con la bandera? ¿Era solo calor o se apunta a la tendencia de su cuñada Elena?