Kate Middleton, que está embarazada de algo más de cuatro meses, luce una incipiente barriguita que apenas se le nota, lógico porque es muy delgada y porque también ha debido de perder algo de peso por las náuseas y vómitos que ha tenido en todo el primer trimestre del embarazo. Lo que sí es verdad es que la cara de la duquesa de Cambridge aparece más «llenita» y su melena está espectacular, uno de las ventajas más agradecidas de las mujeres embarazadas.

Kate escogió para la ocasión un veestido muy de su estilo, cruzado y con escote en pico, de MaxMara. La duquesa de Cambridge lucía también un bonito bronceado conseguido seguramente a golpe de muchas horas de sol en las playas del Caribe, en donde ha estado descansando junto al príncipe William.

kate-2kate-tres