Kate apostó por un elegante vestido negro con escote corazón y manga larga y llevaba su preciosa melena suelta y ondulada, como es habitual en ella. La duquesa, que siempre apuesta por la naturalidad, prescindió de joyas a excepción de una pulsera de brillantes.

Esta ha sido una semana intensa para Kate, que recordemos que bautizó a su pequeño George el pasado miércoles en el palacio de St James, en una ceremonia íntima y solo con la presencia de los más allegados: los miembros de la familia real británica, la familia Middleton y amigos íntimos de la pareja. Tras el bautizo, todos lo celebraron con un te que el príncipe Carlos y Camilla dieron a todos los invitados en Clarence House.

La pareja real se ha trasladado a vivir al Palacio de Kensington en Londres hace unos meses, dejando la isla de Anglesey en Gales, donde han estado viviendo desde que se casaron. Poco a poco van retomando sus actividades oficiales tras el nacimiento del pequeño príncipe y dado que ahora viven en Londres, es de suponer que su vida social será más intensa.

kate-middleton4

La Duquesa de Cambridge se ha recuperado de manera espectacular tras el nacimiento de George hace solo tres meses

kate-middleton1

Kate llevaba su preciosa melena suelta y un maquillaje súper natural

kate-middleton3