Kate y Guillermo habían llegado en coche al hospital sin escolta policial poco antes de las seis de esta mañana, procedentes del Palacio Kensington. La Duquesa llegaba con los primeros síntomas del parto que ha sido largo, ya que el alumbramiento ha tardado más de 10 horas en producirse en medio de una grandísima espectación.

Kate, de 31 años, fue sido atendida por el ginecólogo de la familia real, Alan Farthing y por el suyo propio.El parto se ha producido sin complicaciónes y tanto la madre como el bebé se encontraban en perfecto estado. El sexo del bebé ha sido una sorpresa para todos, incluido para Kate y Guillermo ya que no han querido saberlo hasta el momento mismo del parto.

Muy cerca de la Duquesa de Cambridge y por expreso deseo de ella han estado también su madre, Carole y su hermana, Pippa.

En las puertas de la Lindo Wing la expectación fue máxima desde primeras horas de la mañana de ayer. Decenas de periodistas esperaban ansiosos la confirmación de la buena nueva tras muchas horas de espera.

tablon-kate-y-guillermo

Tablón con la buena nueva, a las puertas del palacio de Buckingham, donde se anuncian los detalles del nacimiento del bebé real

El hospital en el que están ingresados Kate y su hijo,  el ala privada del hospital de St Mary es la maternidad más exclusiva de Londres, la misma en la que la princesa de Gales, Diana, dio a luz a sus dos hijos, los príncipes Guillermo y Harry.  La duquesa se encuentra ingresada en una lujosa suite que cuesta 5.000 libras por todo el parto  y 1.000 libras por cada noche extra en el hospital. Cuenta con televisión, internet, caja fuerte, arreglos florales diarios y menú a la carta en el que también hay vinos y champagnes para que los papás puedan brindar por la llegada del bebé.

lindo-wing

El ala privada del St. Mary, Lindo Wing, custodiada esta mañana por los bobbys

El príncipe Guillermo ha asistido al parto de su esposa. Kate y Guillermo han pasado los últimos días de espera en la casa de los Middleton en Berskhire, a 80 km del centro de Londres y se espera que pasen allí también los primeros días con su hijo para que Kate cuente con la ayuda y los consejos de su madre. Además, el príncipe se cogerá también 15 dias de baja.

Tras el nacimiento, el príncipe Guillermo ha llamado por teléfono tanto a su abuela la Reina Isabel como a su padre el príncipe Carlos y al primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, para comunicarles la buena nueva.

Más de 70 fotógrafos de todo el mundo llevaban ya más de una semana apostados en la puerta del hospital esperando la llegada de Kate y Guillermo y sobre todo esperando la que será la imagen más buscada: la salida de los Duques de Cambridge del centro hospitalario con su bebé en brazos, tal y como hicieron Carlos y Diana. Posteriormente se espera que sea el fotógrafo Mario Testino, el que se haga cargo de las primeras fotos oficiales del bebé.

Aunque se comentó que la Duquesa salía de cuentas el pasado día 13 finalmente el bebé se ha hecho esperar, en medio de una grandísima espectación.

kate-y-guillermo2

Fue el pasado mes de diciembre cuando supimos que Kate Middleton estaba embarazada. La pareja real no lo quería anunciar tan pronto pero las fuertes naúseas de la duqusa hicieron que tuviera que ser ingresada y la buena nueva se hizo inevitablemente pública. Una vez pasado el díficil primer trimestre, el estado de Kate mejoró y ha pasado un embarazo bueno, lo que la ha permitido seguir su agenda oficial con normalidad. La duquesa ha permanecido activa hasta el octavo mes, en el que ya se suspendieron sus actividades oficiales.

Se sabe que Kate se preparó a conciencia para el alumbramiento, con comida muy sana, practicando yoga para embrazadas y técnicas de hipnosis para controlar el dolor y realizando largos paseos con su perro.

Los británicos, tan dados a hacer apuestas creen que los padrinos del bebé real serán Pippa Middleton, hermana de Kate y el príncipe Harry.

medios-en-la-lindo-wing

Los medios son un hervidero a las puertas de la maternidad donde Kate ha dado a luz