La reina Silvia de Suecia ha tenido que ser atendida en el hospital a causa de una fractura producida en su residencia de Drottningholm.


Parece que no corren tiempos tranquilos para los reyes más veteranos. La última en darnos un susto ha sido Silvia de Suecia, quien ha tenido que pasar por el hospital tras sufrir una inoportuna caída cuando se encontraba en el palacio de Drottningholm. A consecuencia de la misma, la reina, de 77 años, se ha roto la muñeca de su mano derecha, según ha informado la Casa Real sueca.

Así reza el comunicado completo: «Su Majestad la Reina se ha fracturado la muñeca derecha en el hogar de Sus Majestades en el palacio de Drottningholm. El accidente ocurrió a primera hora de la mañana del lunes 15 de febrero. La reina ha sido tratada de la fractura en el hospital Danderyd. Su Majestad ha regresado al palacio de Drottningholm y se encuentra bien dadas las circunstancias».

Curiosamente solo unos días antes antes habíamos visto a la soberana en compañía de su marido, el rey Carlos Gustavo; su hija la princesa Victoria, el marido de esta, Daniel Westling, y sus dos hijos, Estelle y Oscar, disfrutar de una preciosa jornada por los alrededores del mismo palacio. Los jardines estaban nevados y el grupo no dudó en reunirse para salir a esquiar como si se tratara de una montaña alpina. La reina Silvia demostró estar una forma excelente con casi 80 años, gracias a que nunca ha descuidado su alimentación y practica deporte con regularidad.
Gtres.
Hacía mucho tiempo que la familia no podía estar junto debido a las restricciones de sanitarias y este reencuentro les supo a gloria. Los reyes de Suecia han pasado la mayor parte de la pandemia confinados en otro palacio fuera de Estocolmo, por lo que el regreso a su residencia oficial estaba cargado de buenas sensaciones.
Gtres.
Eso, unido a que ya han recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus, les hace sentirse más seguros. Eso sí, como suele ocurrir, nada les libra de una caída «tonta» en casa, el escenario a veces tan recurrente para algunos desafortunados accidentes. En todo caso, el percance de la la reina Silvia no ha pasado a mayores y ya se recupera sin problemas.