cristina
Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina, que viven en Suiza, han estado preparando su defensa en Barcelona.

El próximo 11 de enero todas las miradas, inevitablemente, estarán puestas en ellos, que tendrán que sentarse con el resto de imputados en el Caso Nóos, aunque ni siquiera juntos… Un día aciago para la familia real española que ve cómo la hermana del actual rey, Felipe VI se ve involucrada por este gran escándalo de corrupción, aunque se cree que se le aplicará la doctrina Botín, lo que la exonerará finalmente de toda culpa. Su situación es muy distinta a la de su marido, para quien la Fiscalía pide 19 años y seis meses de prisión y tiene posibilidades de ir a la cárcel, lo que situaría al matrimonio en una situación límite.

Debemos señalar que el día 11 es un día de cuestiones previas y que el juicio se suspenderá hasta el próximo 9 de febrero, cuando se responderá a las cuestiones planteadas por las partes. Mientras llega ese momento, tanto Cristina e Iñaki han estado preparando su defensa en Barcelona, como decimos, con dos escenarios muy distintos para cada uno de ellos: ella exonerada de cargos y él con posibilidades de acabar en prisión.

El día 11 en la Audiencia de Palma no se sentarán juntos la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. Ella lo hará en la última fila, junto a la prensa. La hija menor del rey Juan Carlos I estará situada detrás de Ana María Tejeiro, la mujer del exsocio de Urdangarin, Diego Torres, y junto al asesor fiscal Salvador Trinxet. Como decimos, en la tercera fila, formada por los 18 acusados.

Habrá que esperar los acontecimientos, pero se avecinan momentos muy difíciles para el matrimonio que, sin embargo, se ha mantenido unido frente a viento y marea, ajenos a las presiones y haciendo piña. No sabemos muy bien cómo les afectarán los acontecimientos que están por llegar, pero lo que es seguro es que no será fácil. Como no lo es estar apartados de la Familia Real, cuestionados por la opinión pública y viviendo en ‘el exilio’ en Suiza, donde hemos visto en alguna ocasión salir corriendo al exjugador de balonmano para no contestar a las preguntas de la prensa.

Tampoco para la monarquía española, que se ha visto muy afectada por este asunto, aunque tanto Felipe como Letizia están haciendo unos esfuerzos enormes por devolver brío a la institución que parece ganar en aceptación después de su llegada al trono, a tenor de las últimas encuestas.

Al margen de estas cuestiones meramente institucionales, debemos destacar que también están muy afectadas las relaciones personales, como hace unos días publicaba El Español, que atribuía a la infanta Cristina unas declaraciones en las que decía sentirse abandonada por su familia. No es aplicable esta afirmación a la reina Sofía, que ha mostrado en público su apoyo a su hija, y quien está viviendo también unos momentos delicados.

cristina1
Aparentemente el matrimonio no se ha resentido por esta situación.