Su hija Irene, de siete años, consiguió arrancarle una tenue sonrisa.

 

Iñaki está completamente centrado en preparar su defensa.