El príncipe Joaquín de Dinamarca viaja desde París y se reencuentra con su exmujer, Alexandra Manley, en la ceremonia de graduación de su hijo Félix.


El príncipe Félix de Dinamarca, de 18 años, segundo de los cuatro hijos de Joaquín de Dinamarca, hijo menor de la reina Margarita, acaba de graduarse. Ayer mismo tuvo su ceremonia correspondiente en Copenhague. Aparte de la felicidad que supone terminar sus estudios de Bachillerato, el joven tenía otro motivo para celebrar el día a lo grande. Y es que sus padres pudieron reunirse con él en una jornada tan señalada.

Kongehus.

Hay que recordar que el príncipe Joaquín y Alexandra Manley se separaron en 2004 (divorciados desde 2005) tras nueve años de matrimonio y dos hijos en común, Nicolás y Félix. Y además Joaquín ahora reside en París junto a su segunda esposa, la princesa Marie, y los dos hijos pequeños que tiene con ella.

Kongehus.

Así que el hecho de que pudiera viajar (en tiempos de pandemia) y estar a su lado significó mucho para él. Así lo ha manifestado en la revista danesa «Billed Bladet»: «Ha sido un gran momento. Y ha sido genial tener a papá en casa desde París, aunque sea por un corto periodo de tiempo. Pero el hecho es que está aquí y estoy muy feliz».

La expareja mantiene una relación distante, aunque cordial cuando toca. Ambos rehicieron sus vidas tras su ruptura. Alexandra, que mantiene el título de condesa de Frederiksborg, se volvió a casar en 2007 con el fotógrafo Martin Jorgensen, quince años menor que ella, del que también se divorció en 2015, sin haber tenido descendencia juntos.

Kongehus.

En las fotos facilitadas por la Casa Real danesa se ve a Félix rodeado de los suyos: sus padres y su hermano mayor, el príncipe Nicolás. En un momento incluso recibe de manos de su padre la tradicional gorra con la que en el país nórdico se festeja la graduación de los estudiantes. El príncipe se la impone a su hijo ante la orgullosa mirada de su madre.

Ahora se abre un nuevo camino para el joven, quien va a seguir los pasos de su padre iniciando su formación militar previsiblemente el próximo agosto. Félix, que es también conde de Monpezat (título heredado de su abuelo materno, el príncipe Henrik), ha sido admitido en la prestigiosa escuela militar de Varde, donde llevará a cabo su entrenamiento durante los próximos dos años.

Kongehus.

El objetivo es convertirse en sargento y para ello deberá superar duras pruebas físicas y mentales, además de cumplir con estrictos requisitos. De hecho, también su hermano Nicolás lo intentó, pero solo duró dos meses en el mismo campo militar. Ahora estudia Economía y lo compagina con sus trabajos como modelo.

Kongehus.

El príncipe Joaquín ha transmitido su pasión por el mundo militar a sus hijos mayores. En estos momentos, el segundo en la línea de sucesión al trono de Dinamarca trabaja como agregado militar en la embajada de su país en París. Y Félix, que cumplirá 19 años en julio, va a recoger su testigo.