Fueron recibidos según el protocolo y con todos los honores por el gobernador de la provincia de Hainaut, Tommy Leclercq, por el ministro-presidente valón, y , el primer ministro belga, Elio Di Rupo, que elogió la voluntad mostrada por el nuevo rey, Felipe, de aproximarse con estas visitas a todos los ciudadanos de las diferentes provincias que les han acogido a él y a la reina Matilde.

Los reyes Felipe y Matilde de Bélgica en Mons

Los nuevos monarcas de los belgas, Matilde y Felipe saludaron a la multitud desde el balcón del Palacio Provincial de Mons.

Además de recibir el respaldo de las autoridades locales, provinciales y estatales, Felipe y Matilde de Bélgica cumplieron con la tradición y acariciaron con su mano izquierda la cabeza del ‘Mono Gran Garde’, símbolo de la ciudad de Mons . Al margen del significado institucional de estas visitas y la manifiesta voluntad política de Felipe de Bélgica de afianzar la monarquía al suceder en el trono a su padre, el rey Alberto II, el pasado 21 de julio, estos encuentros con los ciudadanos de a pie están propiciando emotivos momentos que se aglutinan especialmente en torno a la reina Matilde, muy querida por sus conciudadanos.
El carisma de Matilde de Bélgica, de 40 años, está siendo contrastado y saliendo notablemente reforzado en estos baños de multitudes con los que están iniciando su reinado los nuevos reyes de los belgas. Sin duda Matilde de Bélgica y Máxima de Holanda, son las dos reinas consortes de la nueva generación que están marcando la pauta y sirviendo como modelo y ejemplo para el resto de las princesas herederas europeas.

La reina Matilde de Bélgica aclamada por los escolares de Mons

Cuatro mil escolares hicieron un alto en sus clases para reunirse con los reyes y fueron atendidos y saludados con cariño y simpatía por su nueva reina, Matilde de Bélgica, una soberana carismática que está sabiendo ganarse el cariño de los ciudadanos como reina, igual que antes lo hiciera como princesa heredera.