Felipe y Matilde de Bélgica asistieron en Bangkok a una brillante cena de gala en la que se conmemoró el veinte aniversario de la Cámara de Comercio belga. Fue un broche perfecto a una gira en la que se han llegado a importantes acuerdos económicos.
Los príncipes han tenido agendas por separado. Mientras Felipe se reunía con empresarios, Matilde hizo varias visitas de carácter turístico y social, convirtiéndose en la mejor embajadora de la Marca Bélgica.

matilde belgica

La princesa durante la inauguración de Vinithai Coral Reef Proyect.

La heredera belga visitó la escuela de terapia ocupacional Kredtrakarn, apoyada por Unicef y volcada en la lucha contra el tráfico de niños y la prostitución infantil, donde recibió emocionada un bolso que le regalaron los alumnos. Además, la princesa asistió a la inauguración de Vinithai Coral Reef Proyect. Aunque encantada por el éxito de este viaje, Matilde ansiaba también volver a casa para abrazar a sus cuatro hijos, Elisabeth, Gabriel, Emmanuel y Leonore, a quienes echaba mucho de menos.

matilde de belgica

Los niños de las escuela Kredtrakarn le regalaron a Matilde este bolso.