Como ya es tradición, la última cita de los actos que rodean a los Premios Príncipe de Asturias es la visita a la localidad que ese año recibe el Premio al Pueblo Ejemplar. Una distinción que este año fue para la Comunidad Vecinal de Teverga, que son en realidad 9 mancomunidades, que suman en total 1.996 habitantes, y compuestas por 47 pequeñas entidades de población. La mayor del municipio, San Martín, fue la encargada de recibir a Felipe y Letizia engalanada para la ocasión y con sus vecinos volcados en la pareja.

Felipe y Letizia se mostraron tiernos y cercanos, saludando a todos, charlando con los vecinos y apareciendo como una pareja feliz y enamorada, intercambiando miradas y bromas entre ellos.

El alcalde de Teverga, José Belarmino Álvarez Arias., el cronista local Celso Peyroux y diversas autoridades esperaban a los príncipes en el ayuntamientos, aunque las encargadas de darle la bienvenida oficial fueron dos niñas: Aitana Concheso Cortina, de cinco años, y Mencía Díaz Fernández, de siete, que le entregaron a Letizia una cesta con casadielles, uno de los postre asturianos más típicos, una especie de empanadilla dulce rellena de nuez, azúcar y anís.

 

Felipe y Letizia miradas de amor

Así de tiernos se miraban Felipe y Letizia momentos antes de que el príncipe entregara el Premio al Pueblo Ejemplar 2013.

 

Antes habían saludado a loso familiares del general de la Guardia Civil Gonzalo González Martínez, fallecido en marzo del año pasado, y que da nombre ahora a la plaza del consistorio.

En su recorrido por Teverga, los príncipes de Asturias visitaron la Taberna Narciso, construída hace dos siglos años, y a sus actuales propietarios, Pepita y Narciso, que llevan al frente del negocio 43 años, admiraron una exposición fotográfica, descubrieron una placa conmemorativa y entraron en la Colegiata de San Pedro, una iglesia románica del siglo XI.

En el patio de su claustro, un grupo de teatro local, Corazones Jóvenes, compuesto en su mayoría por jubilados, sorprendió a Felipe y Letizia con una obra que logró arrancar las carcajadas de los príncipes.

 

Letizia rodeada de gaitas en Teverga

Para la ocasión, Letizia optó por pantalones grises y una cazadora de cuero de Hugo Boss sobre una sencilla y elegante camisa blanca.

 

Y no faltó, por supuesto, la música, de la que se encargó la banda de gaitas Camín del Fierro y que emocionó a Letizia. Tras los discursos institucionales, don Felipe entregó oficalmente el Premio de Pueblo Ejemplar y le dedicó unas palabras a los habitantes de Teverga, que se vio fuertemente afectada por el cierre de la minería en 1992, de la que dependían la mayor parte de las familias del municipio, pero que ha sabido salir adelante con tesón, una de las claves que les ha hecho merecedores de esta distinción.

 

Felipe y Letizia con niñas con traje regional en Teverga

Los príncipes con Aitana, de cinco años, y Mencía, de siete, con el traje típico asturiano, las encargadas de darles la bienvenida al pueblo.

 

«Sois un ejemplo admirable que desdice  que a veces escuchamos, voces que quieren convencernos de que vamos, irremediablemente, hacia una sociedad sin futuro. No debemos dejarnos llevar por el desánimo. Porque es verdad que todo lo mejor es posible, siempre y cuando no se pierda la fe en que cada nuevo día puede traer nuevos triunfos, sobre todo si vencemos al pesimismo, a la desilusión y al desencanto», dijo el príncipe de Asturias, siguiendo la línea del mensaje optimista que ya había defendido la víspera en la entrega de los Premios Príncipe de Asturias 2013 (si quieres recordarlo pincha AQUI)

 

Felipe y Letizia riendo

En el patio del claustro de la Colegiata de San Pedro, se divirtieron viendo la actuación de un grupo de teatro local formado por jubilados.

 

La visita finalizó acercándose al cercano Parque de la Prehistoria, que tiene reproducciones de las cuevas de Covaciella, el Pinal y Llonín, pero también de Altamira, Lascaux…donde se reunieron con niños del Colegio Público de Teverga.

 

Felipe y Letizia placa conmemorativa Teverga

En La Plaza, capital del concejo, con la placa conmemorativa de su visita a la Comunidad Vecinal de Teverga.