Los príncipes Federico y Mary de Dinamarca presidieron el concierto, dirigido por Bente Colding-Jorgensen, directora del coro infantil del Real Conservatorio desde el verano de 2000, junto a sus cuatro hijos, que volvieron a convertirse en los protagonistas absolutos del evento.

Los dos mayores, Christian e Isabella, de siete y cinco años, ya habían disfrutado antes de este concierto navideño con sus padres, pero fue una divertida novedad para los benjamines de la familia, los mellizos Vincent y Josephine, que cumplirán dos años el 8 de enero.

Príncipe Christian de Dinamarca

El príncipe Christian se lo pasó bomba con una amiguita de la fila de atrás.

Sentados entre sus padres, que al tiempo que controlaban la situación volvieron a dar la imagen de familia idílica que adoran los daneses, los cuatro principitos recibieron regalos y protagonizaron las anécdotas más divertidas, eso sí, hasta que el coro infantil del Real Conservatorio danés, del que la princesa Mary es patrona, comenzó su actuación.

 Principes Federico y Vincent de Dinamarca

Divertida foto de Christian mandando callar a su hermano Vincent.

 Christian, Isabella y Vincent de Dinamarca

Christian, Isabella y el pequeño Vincent a la salida de la iglesia.