El príncipe Federico de Dinamarca, quien en su juventud era conocido como «el príncipe turbo», es un apasionado de la Fórmula 1 y este fin de semana viajó a Monza, en cuyo legendario circuito se celebró el Gran Premio de Italia. Federico recorrió los garajes de las distintas escuderías y pudo admirar los coches, auténticas joyas automovilísticas. Federico, e 46 años, es un consumado deportista y habitual practicante de una especualidad tan dura como el triatlon.

federico-garaje

Federico recorrió los garajes de las escuderías participantes en en el campeonato.

Por su parte, el príncipe Daniel de Suecia participó en el Día del Deporte que se celebró en el parque de Haga, cercano a su residencia, que su fundación puso en marcha para animar a los niños y los jóvenes a hacer deporte. Daniel mostró su buena forma y se ocupó de entregar las medallas a los participantes. El marido de la princesa Victoria ´fue propietario de uno de los más importantes gimnasios de Estocolmo en el que conpció a la princesa hace ya más de diez años y, hoy, es el entrenador personal de su esposa.

daniel de suecia

El príncipe Daniel se ocupó de entregar las medallas a los niños participantes.

daniel-suecia

El marido de la heredera sueca se mantiene en una espléndida forma.