Las divertidas fotos de la princesa Victoria haciendo de karateka

La princesa Victoria de Suecia se ha salido de lo común al ir a dar patadas y mamporros a una escuela de karate. A la Reina Letizia ni se le ocurre

No hay nada como ver la faceta más divertida e insospechada de un miembro de una familia real para entender que son personas normales, a pesar de que por sus venas recorra la sangre azul –más o menos-. Difícilmente nos imaginaríamos a la Reina Letizia involucrada de lleno en actividades como la que acaba de protagonizar la princesa Victoria de Suecia, que un día estará ocupando el trono sueco.

[Leer más: Victoria de Suecia, una corredora de fondo sin complejos]

9Un acto fuera de lo común

Este viernes 16 de noviembre, la princesa Victoria visitó Activity en Ängelholm. Una visita guiada por los coordinadores del recinto y que tenían una sorpresa preparada a sus alumnos, la heredera al trono iba a dar una clase de karate con ellos.

8Victoria de Suecia, con el quimono de pelea

Ver a una princesa con un quimono de katate es bastante curioso. Lejos queda el glamour de las grandes cenas de gala o las recepciones de palacio. Dejó a un lado los tacones, la ropa cara y se enfundó la tradicional vestimenta con la que los alumnos aprenden a defenderse, que no es lo mismo a atacar.

7La princesa les habló del respeto a los demás

Una parte crucial de este arte marcial es entender que saber golpear no te da motivos para hacerlo. De hecho, el principio básico es tratar de evitar la confrontación directa y, en casos extremos, defenderse de un ataque. Primero esquivando, después atacando. De esto les habló la princesa Victoria de Suecia, que tras la clase se sentó con los alumnos a charlar.

6Mostró su faceta más divertida retando a los niños

5Eso sí, a la hora de dar mamporros era la primera

La princesa Victoria de Suecia se mostró muy suelta en esto de dar patadas a diestro y siniestro. Se ve que no es la primera noción de defensa personal que ha tomado y que su equipo de seguridad ya se ha encargado de prevenirla ante posibles asaltos.

4Pegaba con saña y determinación

3Incluso no tuvo reparos en recibir alguna patada

2Atendió las señas de los profesionales como una más

1Después, sonrisa de niña buena y a palacio