Preocupación por el estado de salud de Ernesto de Hannover: ha tenido que ser operado

Ernesto de Hannover ha tenido que ser trasladado al hospital y operado inmediatamente tras diagnosticarle una inflamación en el páncreas.

No son buenos tiempos para Ernesto de Hannover. El exmarido de Carolina de Mónaco está pasando por un delicado estado de salud y ha tenido que ser operado en un hospital austriaco, según publica el diario alemán Bunte. Según desvela este mismo medio, Ernesto de Hannover tuvo que ser trasladado a la clínica en helicóptero porque no se encontraba bien.

Leer más: Ernesto de Hannover, ingresado en un centro de rehabilitación

Nada más llegar al centro médico, al exmarido de Carolina le diagnosticaron una inflamación en el páncreas y decidieron que lo mejor era intervenirle inmediatamente. Al parecer, sus amigos, que están muy pendientes del estado de salud de Ernesto, están muy preocupados.

No es la primera vez que Ernesto de Hannover asusta a sus familiares por su delicado estado de salud. Y es que el pasado mes de mayo, tuvo que ingresar durante unas semanas en la clínica de desintoxicación Salzkammergut en Gunden. El príncipe ingresó de urgencias a causa de una grave inflamación del páncreas y por hemorragias internas.

Tal y como apuntó el medio alemán, Ernesto llegó al hospital desubicado, sin saber quién era y sufría alucinaciones. La familia espera que el príncipe continúe con el tratamiento psiquiátrico para evitar que vuelva a recaer en el consumo de alcohol, a pesar de que ya se encuentra mucho mejor.

Ya tuvo que ser trasladado de urgencia a un hospital de Lima durante la boda de su hijo Christian hace apenas unos meses. La familia explicó que el ingreso había sido motivo de una intoxicación alimentaria. 

La noticia de su intervención llega justo cuando está de actualidad después de la guerra que tiene con su hijo, el príncipe heredero Ernst August, por la propiedad del castillo de Marienburg, situado en Austria. Este castillo había sido cedido al Estado por un euro con el fin de que lo rehabilitaran. Fue una decisión del príncipe heredero y el ministro de Ciencia y Cultura, pero poco después se supo que Ernesto de Hannover no estaba de acuerdo con esta decisión.

Más contenido .....