No creemos que la princesa se haya inspirado en ella pero el parecido es evidente. Charlene escogió un look muy sesentero que nos recordaba a los mejores tiempos de la comendiante española, sobre todo por el gorrito, aunque el de Charlene incorporfaba una redecilla que le daba algo más de glamour.

La princesa de Mónaco no acertó con su total look burdeos, demasiado monocolor y demasiado años 60…y por cierto, demasiado bótox, que ya la está dejando sin expresión en la cara.

Charlene y Lina Morgan, clónicas por un día
Charlene y Lina Morgan, clónicas por un día