La mujer de Alberto de Mónaco está de nuevo ingresada, pero hasta ahora no se ha averiguado el lugar en el que está. Se trata de una clínica de lujo situada en Suiza.


El estado de salud de Charlène de Mónaco sigue preocupando a todos. Además, es todo un misterio. Después de que se reencontrara con su familia hace unos días, ahora se conoce que la mujer de Alberto de Mónaco está de nuevo ingresada. Eso sí, hasta ahora era en un lugar confidencial del que no han querido dar más detalles. Sin embargo, unos días después de que se conociera esto, se desvela que Charlène podría estar ingresada en una clínica privada situada en los Alpes Suizos, según desvela Bild.

Se trata del centro Paracelsus Recovery, que es conocida por ser «la clínica para adicciones y salud mental más individualizada y discreta del mundo». Así lo asegura BirdsDaily. Ahí es donde podría encontrarse Charlène de Mónaco, ya que además de ser una clínica que tiene una atención individualizada, se mantiene la privacidad de los clientes de manera exhausta. Estas dos características podrían haber sido claves para Charlène a la hora de elegirla.

Esta clínica ofrece una amplia gama de tratamientos para personas que tienen adicciones, trastornos alimenticios y trastornos mentales como la depresión o la ansiedad. Las habitaciones del centro están totalmente equipadas y poco se parecen a las que hay en un hospital.

Esta es la habitación de la clínica en la que podría estar ingresada Charlène de Mónaco

Charlène de Mónaco clínica
© Paracelsus Recovery.

«Los clientes se alojan en uno de nuestros lujosos áticos frente al lago en Zúrich, Suiza. Con todo el equipo a su disposición: un chef personal, un mayordomo, una camarera y una limusina con chofer dedicados. No hay otros clientes. Todos los terapeutas y médicos acudirán a su residencia para cada sesión», detalla la página web del centro.

El centro pone a disposición de sus clientes diferentes tratamientos, que tienen un precio de lo más elevado. Nuestro renombrado programa de tratamiento residencial comienza con una evaluación médica para analizar la bioquímica, la salud intestinal y el estado general de salud mental. «Identificamos y tratamos las razones subyacentes de la adicción u otros trastornos. Nuestros programas incluyen muchas sesiones diarias con nuestros psicoterapeutas y psiquiatras, tratamientos para restaurar la bioquímica del cerebro y del cuerpo y muchas terapias complementarias», explica la página web.

Por ejemplo, un programa de tratamiento residencial de 4 semanas, que es el más completo que ofrecen, tiene un precio de algo más de 300.000 euros al mes. Eso sí, la atención es personalizada y un equipo está centrado únicamente en su recuperación. Este podría haber sido el elegido por Charlène para terminar de recuperarse.
Cabe destacar que la clínica en la que está ingresada permite la visita de familiares, lo que podría haber sido un punto clave para Charlène a la hora de decidirse por este centro. Sin embargo, aclaran que estas visitas se llevarán a cabo «siempre que sea posible».

Alberto de Mónaco dio los detalles del ingreso

La princesa Charléne posado
© Gtres.

«Puedo decir que estaba sufriendo una fatiga increíble. No podía dormir bien durante varios días, no estaba comiendo bien tampoco. Ha perdido mucho peso, lo que la hace más vulnerable a las enfermedades, como catarro, gripe o, Dios nos libre, COVID», confesaba hace unos días.

Alberto aseguraba que a su regreso al Principado después de seis meses en Sudáfrica, Chàrlene de Mónaco estuvo «bastante bien en las primeras horas, y luego se hizo bastante evidente que no se encontraba bien». Por este motivo, desvelaba que su estado actual es el resultado «de varios factores que son asuntos privados». Además, el príncipe aseguraba que «estaba claramente agotada, física y emocionalmente. Estaba abrumada y no podía enfrentar los deberes oficiales, la vida en general o incluso la vida familiar».