El soberano monegasco ha puesto tierra de por medio a los rumores y en su visita a España ha explicado cómo se encuentra su mujer, quien permanece en Sudáfrica por problemas de salud.


En medio de los numerosos rumores que apuntan a un inminente divorcio, así como la extraña y prolongada ausencia de Charlène de Mónaco en el Principado, el príncipe Alberto ha puesto tierra de por medio durante este fin de semana y se ha desplazado hasta Mallorca para inaugurar un centro deportivo. Durante su visita a la isla, el hijo de Raniero III ha explicado cómo se encuentra su mujer, quien permanece en Sudáfrica sin poder salir. 

Gtres

Alberto de Mónaco se convertía en el centro de todas las miradas en la inauguración del Mallorca Country Club, donde coincidía con Carlos Moya y Carolina Cerezuela. En su visita exprés a nuestro país, el príncipe ha aprovechado la ocasión para echar la vista atrás y recordar sus viajes junto a su padre a la isla. Además, ha querido tranquilizar a todos y ha asegurado que su mujer, Charlène, «está mucho mejor». De la misma forma, el hermano de Carolina de Mónaco también ha admitido que sus hijos también se encuentran bien, a pesar de encontrarse distanciados de su madre.

A principios de septiembre, el soberano monegasco aseguraba que la exnadadora estaba impaciente por volver a casa para poder reunirse con su familia lo antes posible. Sin embargo, a pesar de que quiere que esta vuelva pronto, lo cierto es que admite que su regreso se producirá cuando los médicos den el visto bueno. «Sé que dijo posiblemente ‘finales de octubre’, pero eso sucedió antes de esta última ronda de visitas médicas. Estoy bastante seguro de que podemos acortar un poco ese período de tiempo», comentó el príncipe hace unas semanas. Lo cierto es que en las últimas semanas, la salud de la princesa Charlène se ha visto resentida y provocaba que tuviera que ser llevada al hospital después de desmayarse debido a las complicaciones de una infección.

Estas declaraciones llegaban poco después de que Alberto de Mónaco y sus hijos viajaran hasta Sudáfrica el pasado verano para visitar a Charlène. «Estoy muy emocionada de tener a mi familia de vuelta conmigo», escribía la exdeportista en sus redes sociales junto a varias imágenes en las que podíamos ver el reencuentro familiar. Una visita que resultó ser de lo más reconfortante y que llegó como un soplo de aire fresco para la princesa.

Charlène de Mónaco nunca imaginó que la intervención dental a la que se sometió hace unos meses para colocarse un implante le provocaría una grave infección que haría que no pudiera coger un avión de regreso a Mónaco. Entonces, ella misma explicó que sus médicos le habían dicho que sus oídos no soportarían la presión de un vuelo por encima de los 20.000 pies de altura. Hace unas semanas, la mujer del príncipe Alberto confirmaba en ‘Sudáfrica Radio 792’ que no podrá volver al principado hasta finales de octubre. «No puedo forzar la curación«, expresaba.

Así zanjó Charlène de Mónaco los rumores de una posible crisis en su matrimonio

Debido a su problema de salud, la princesa Charlène se vio obligada a pasar su décimo aniversario a miles de kilómetros de distancia de su marido. Un hecho que en su día despertó un sinfín de especulaciones y provocó que varios medios de comunicación confirmaran que había una crisis en la pareja. Lejos de entrar al trapo, la exnadadora negaba cualquier tipo de rumor y se sinceraba acerca de la importancia que tenía su marido en su vida. «Lo que ha sido extremadamente difícil es que me dijo el equipo médico que no podía volver para mi décimo aniversario de boda. Alberto es el principal pilar de mi vida y mi fuerza, sin su amor y apoyo no habría podido superar este momento tan doloroso», explicó en una entrevista concedida a una radio de su país, Channel 24.