Muere Cristina de Holanda, la tía del rey Guillermo

La princesa Cristina de Holanda, tía del rey Guillermo, y hermana de la antigua reina Beatriz, ha fallecido en el palacio de Noordeinde, en La Haya, a los 72 años. Tenía cáncer de huesos.

Cristina de Holanda, tía del rey Guillermo, ha fallecido el viernes 16 de agosto a los 72 a causa de un cáncer de huesos. Su fallecimiento ha tenido lugar en el palacio de Noordeinde, en La Haya.

Los reyes de Holanda comienzan sus vacaciones con su tradicional posado

Amante de la música, era cantante lírica

Cristina, de 72 años, padecía cáncer de huesos, una enfermedad que para la tía del actual rey de Holanda era “un asunto crónico”. Al anunciar su fallecimiento, la Casa Real ha emitido un comunicado recordando “su acusada personalidad y buen corazón” y “su capacidad para conmover a tantos con su talento y entusiasmo por la música”. Y es que la hermana de la antigua reina Beatriz era cantante lírica. No en vano, durante 40 años promovió un certamen internacional con su nombre para intérpretes jóvenes y compositores de música clásica y jazz. Sus restos serán incinerados en una ceremonia privada.

Tragedia en Holanda, muere la princesa Cristina tras un cáncer

Nació con un grave problema de visión

María Cristina de Orange-Nassau nació en el palacio de Soestdijk el 18 de febrero de 1947. Era la cuarta hija del príncipe Bernardo y la reina Juliana. Desde su nacimiento padecía un grave problema en la vista a causa de la rubeola que sufrió su madre en el embarazo.

Tras estudiar Pedagogía en la universidad de Groningense trasladó a Canadá para perfeccionar sus conocimientos en canto. Estudió en el conservatorio de Montreal y fue profesora de música para niños en Nueva York.

En 1975 contrajo matrimonio con Jorge Pérez y Guillermo, un exiliado cubano con el que tuvo tres hijos y del que se separó en 1994. Aquel enlace la dejó fuera de la línea de sucesión a la corona, ya que su marido era católico y la pareja nunca pidió permiso al Parlamento para casarse. Aunque vivió gran parte de su vida en Nueva York, sus últimos años los pasó en Holanda, donde tuvo una vida social muy activa.

Guillermo y Máxima de Holanda dan el paso que Felipe y Letizia no se han atrevido a dar