La hija de la infanta Elena ha disfrutado de una animada velada amenizada por su pareja en el Starlite Festival de Marbella.


Está siendo un verano completamente inusual después de una primavera de confinamiento. Quizás por ello, Victoria de Marichalar y Jorge Bárcenas estén exprimiendo al máximo la época estival y aprovechando el tiempo perdido. La pareja ha regresado al escenario donde se fraguó su amor hace ahora un año. Desde Marbella, la pareja ha derrochado amor y no ha dudado en hacer partícipes a sus seguidores del buen momento personal que atraviesan.

La hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar compartía en sus historias de Instagram una bonita imagen en la que declaraba su amor por el DJ a través de dos emoticonos mientras este le daba un cariñoso beso. La joven no ha dudado en estar presente en el último compromiso profesional de su pareja. Y es que fue uno de los responsables de amenizar la noche del viernes en el Starlite Festival de Marbella. Muy cerca de la mesa de mezclas y situada en un lugar privilegiado se encontraba Victoria de Marichalar disfrutando de su música y grabando algunos vídeos que más tarde compartiría en redes.

Los últimos meses Victoria y Jorge los han pasado juntos, afianzando una relación que este verano cumple su primer aniversario. El confinamiento fue una prueba de fuego que la pareja vivió en Jaén. Tras su vuelta a la capital, uno de sus destinos ineludibles ha sido Marbella donde han tenido tiempo de reencontrarse con sus amistades y relajarse a orillas del mar.

Un verano difícil para la Familia Real

Gracias a esta imagen también podemos ver a Victoria Federica viviendo un verano  especialmente difícil para la Familia Real. El pasado 3 de agosto, su abuelo, el rey Juan Carlos, con quien siempre ha tenido una complicidad muy especial,  comunicaba su marcha de España mediante una carta dirigida a su hija, Felipe VI.

«Con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad. Mi legado, y mi propia dignidad como persona, así me lo exigen», rezaba el documento. Una misiva que se producía tras la investigación de la Fiscalía del Tribunal Supremo en la que está implicado por supuestos delitos de evasión fiscal.

Por el momento, se sabe que el rey emérito cogió un avión en Vigo y puso rumbo a Abu Dhabi junto a un asesor y cuatro escoltas. A su llegada a la capital de Emiratos Árabes, el monarca se dirigió al hotel más lujoso del país, el Emirates Palace.