Doña Menchu dice que no espera visitas en su 92 cumpleaños, tras una intensa vida llena de luces y sombras. Ella no es solo "la abuela de".


Este 16 de enero Menchu Álvarez del Valle cumple 92 años. En espléndida forma y siendo todo un referente para la Reina Letizia, su nieta. La irrupción de esta en la realeza, en noviembre de 2003, cuando se anunció su compromiso con el entonces Príncipe Felipe, revolucionó su vida por completo. Ella fue objeto de interés inmediato, pero su bagaje era mucho más que ser «abuela de». Nacida en Santander, aunque asturiana de pro, ejerció toda su vida laboral como locutora de radio, llegando a ser una de las más populares del Principado. Así se convirtió en la primera inspiración de la futura Reina como periodista, quien a menudo iba a visitarla al estudio y dio sus primeros pasos en la profesión, ya de niña, bajo su batuta.

Hoy celebra su cumpleaños. El tiempo ha pasado para la entrañable abuela, claro está, pero continúa en pie, firme, conservando su voz y su característica sonrisa, que más de una vez perdió debido a los avatares de la vida. La pérdida de su marido, de una hija, la de su nieta Érika y alguna que otra polémica han jalonado estos años. Pero la discreción ha sido su máxima. Sigue viviendo en su bonita casa de la localidad de Sardéu (Ribadesella), donde tantas veces ha recibido a Letizia y el resto de su familia.

Siempre contando con el apoyo de sus hijos, sus nietas, sus cuatro bisnietas y los muchos amigos que ha ido haciendo a lo largo del camino. Una mujer comprometida, solidaria, divertida… También fumadora, conversadora (sigue acudiendo a una tertulia con amigas llamada “El Garabato”) e independiente. Según ha reconocido en una entrevista en La Razón, conduce todavía su propio coche (un viejo Renault Clio) y se conecta a Internet con su tablet.

Doña Menchu también afirma que no tiene pensado hacer nada especial para este cumpleaños: sopla las velas de una intensa vida de 92 años (ha dicho que serán 11 velas -la suma de 9 y 2- puestas sobre una tarta de chocolate que ha encargado en su panadería). Ha dicho que no espera visitas (los Reyes trabajan por la mañana)… pero no se siente sola.