La Reina Sofía reaparece a la última: con traje de chaqueta y pantalón, blusa de pijama y su característico peinado.


La Reina Sofía continúa cumpliendo con actos oficiales en la Agenda de la Casa Real, aunque lógicamente no al mismo nivel de antes. El «núcleo duro» de la Familia Real lo componen los Reyes y sus hijas, sobre los que recae la mayor parte del trabajo, pero también son son conscientes del gran valor que supone para la Corona la que ha sido reina ‘titular’ durante casi 40 años. La propia energía de la soberana, increíble a sus 82 años, hace que siga al pie del cañón. Hoy hemos vuelto a comprobarlo y, además, nos ha sorprendido con un look inesperado.

La pandemia ha obligado a bajar el ritmo a la soberana, pero desde hace unos meses (con la vacuna ya puesta) poco a poco se ha ido incorporando para apoyar sus causas habituales. Lo más curioso es que, pese a los actos contados en los que participa, ha reaparecido esta mañana, justamente a la misma hora (11:30) que su nuera, la Reina Letizia, presidía otro compromiso oficial.

Gtres.

Cosas de la agenda y la organización, por supuesto. Doña Sofía ha presidido la inauguración el VIII Congreso Internacional de Investigación en Enfermedades Neurodegenerativas (CiiiEN), que tiene lugar en formato virtual los días 21 y 22 de septiembre. Un encuentro entre investigadores para intercambiar inquietudes y puntos de vista alrededor de la investigación en enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson, la enfermedad de Huntington y otros trastornos neuronales).

Gtres.

Para ello la Reina Sofía nos ha dado una auténtica lección de estilo. Elegante y juvenil al mismo tiempo, la madre del Rey Felipe lucía un traje de chaqueta en gris hielo al que ha dado un giro absolutamente original con una blusa de tipo pijama. Curiosamente el estampado paisley coincidía con la elección del vestido que llevaba la Reina Letizia.

Casa de S.M. el Rey.

Por otro lado portaba un bolsito marrón y no le faltaban sus habituales joyas, pendientes, cadenas, pulseras con el ojo de la buena suerte, anillos variados… Y hasta un broche con forma de flor prendido en la solapa. La Reina iba peinada con esmero, recuperando su tono castaño y el volumen que durante décadas ha sido su marca distintiva.

Doña Sofía regresa solo unos días después de verla en las playas de Alicante ayudando a recoger basura, junto al resto de voluntarios, demostrando su firme compromiso con el medioambiente.