¿Qué hace la soberana cuando no asiste a actos públicos? Así son sus jornadas diarias.


Desde que estalló la pandemia del coronavirus, el pasado mes de marzo, la agenda de Sus Majestades los Reyes se ha visto seriamente transformada. En los últimos meses, debido a las medidas de seguridad obligatorias para evitar el avance de la pandemia, tanto el Rey Felipe VI como la Reina Letizia y sus hijas no acuden al mismo número de actos públicos a los que asistían antes de la presencia de la Covid-19 en nuestras vidas. En épocas previas a la crisis sanitaria, los monarcas solían estar presentes en unos cuatro o cinco actos cada semana. En la actualidad esa cifra se ha reducido casi a la mitad. Ante el nuevo panorama, los soberanos eligen con lupa a qué actos van de manera presencial. Sin embargo, el hecho de que se dejen ver menos que antes no significa, ni mucho menos, que hayan reducido sus jornadas laborales. Más bien al contrario: se han sumado al teletrabajo y pasan largas jornadas cumpliendo con sus obligaciones profesionales en sus respectivos despachos. Pero, ¿qué hacen exactamente en su día a día en estos nuevos tiempos? ¿Cómo se organiza la Reina ante la nueva situación?

Gtres.

El día para Doña Letizia arranca temprano en la mañana. Se levanta a las 07:00 de la mañana y desayuna con su familia en el Pabellón del Príncipe, donde reside la Familia Real. Los días que no tiene una cita en su agenda acompaña a sus hijas, la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, a su centro de estudios: el colegio Santa María de los Rosales, que se encuentra relativamente cerca de Zarzuela, en el madrileño barrio de Aravaca. Al igual que los escolares de la Comunidad de Madrid, las hijas de los Reyes asisten a clase siguiendo las medidas preventivas pertinentes. La Heredera al Trono puede ir a clase de manera presencial (entre un tercio y la mitad del horario semanal) y el resto de días suple su formación con enseñanza online. Pese a lo distinto que se ha presentado este nuevo curso escolar, la Reina procura estar con sus hijas al colegio en el viaje desde casa al colegio. Es un momento valioso que comparten juntas siempre que pueden.

El último acto de la Reina en Sevilla sin su marido

Los días que le toca ir a un acto oficial, Doña Letizia se pone en manos de su peluquera, Luz Valero, desde temprano en la mañana. A primera hora se asegura de que su maquillaje y su estilismo capilar queda a punto para lo que queda del día. También repasa con su estilista, Eva Fernández, cada detalle de los cuidados y acertadísimos ‘outfits’ que luce públicamente. Hay citas a las que acude con su marido. Pero a veces le corresponde asumir sola sus obligaciones. La semana pasada, sin ir más lejos, se trasladó a Sevilla para presidir el Tourism Innovation Summit. Estaba previsto que asistiera con su marido, sin embargo la cuarentena preventiva que tuvo que tomar el tras haber estado en contacto con un positivo por coronavirus la obligó a marcharse sola. Ante el inesperado cambio de planes, Letizia fue quien leyó el discurso ante los asistentes.

Cuando afronta el trabajo desde su despacho, Letizia se prepara a conciencia todas y cada una de sus intervenciones. Es minuciosa y perfeccionista, así que no le gusta dejar ningún detalle al azar. De su pasado como periodista sigue poniendo en práctica su afición por escribir, así que no deja que nadie se encargue de sus discursos. Ella personalmente redacta y confecciona lo que va a decir en público. También le gusta hacer un seguimiento exhaustivo de la actualidad, así como de aquellas cuestiones en las que está involucrada la Casa Real.

La labor que hacen la Reina Letizia y Felipe VI de manera privada

Incluso tiene tiempo para atender visitas ‘en off’, es decir, que no trascienden a la esfera pública. Es el caso de reuniones o conversaciones privadas de las que no se informa y que también forman parte de su jornada de trabajo. Hace poco se supo que los Reyes habían recibido en Palacio a la familia de Ignacio Echevarría, el joven español que falleció en los atentado de Londres en junio de 2017 al socorrer a una mujer que estaba siendo atacada por unos yihadistas. En su momento, los monarcas invitaron a los padres y hermanos de Echevarría a Zarzuela para mostrarles su apoyo poco después de su fallecimiento. La familia ha revelado estos días las imágenes del encuentro en el libro hablando de la vida del joven. No cabe duda de que la labor de Sus Majestades va mucho más allá de lo que se ve a simple vista. Hay un gran trabajo realizado entre bastidores que, quizás no brille ante la opinión pública, es digno de destacar.