Con vestidos de flores mini y tacones para Leonor… Los Reyes llevan a sus hijas a una reunión en El Pardo en medio de un momento difícil para la familia.


La agenda de la Casa Real finalizaba hoy con una reunión de los Reyes Felipe y Letizia en el palacio de El Pardo con el patronato de la Fundación Princesa de Girona. Una cita en la que solo ellos estaban anunciados, así que cuando han aparecido de la mano de sus dos hijas, la sorpresa ha sido mayúscula. La Princesa Leonor y la Infanta Sofía no se dejaban ver en público desde los últimos Premios Princesa de Asturias, el pasado octubre, de manera que su presencia supone todo un ‘regalo’ antes de Navidad.

Hay que destacar que la heredera es la presidenta de honor de la institución, con la que además mantuvo ya una reunión virtual la pasada primavera, durante el confinamiento en La Zarzuela. Tal y como anunció la Fundación hace unas semanas, la gala de entrega de los galardones de esta edición se ha pospuesto hasta que las condiciones sanitarias sean mejores. La Princesa Leonor debutó en la misma en noviembre de 2019, en una ceremonia celebrada en Barcelona, donde dio un discurso y habló catalán a la perfección.

Esta vez tendrá que esperar, aunque, de momento, se mantiene al tanto de lo que se va a tratar en los próximos meses. Muy formal y lista para escuchar todo lo que en esta reunión se hablase, Leonor se ha sentado en la mesa a la derecha de su padre, el Rey. Y no solo eso, también ha dirigido unas palabras a los presentes y, de nuevo, ha presumido de su dominio de la lengua catalana.

Leonor y Sofía han acudido al Pardo con sendos vestidos mini estampados. Lo que ha vuelto a llamarnos la atención es que la heredera ha recurrido de nuevo a los tacones. Ya nos fijamos en los primeros que estrenó, justamente en los Premios Princesa de Asturias, primero en unas audiencias y después en la ceremonia de entrega. Eso sí, nada de estiletos. La jovencita se está acomodando poco a poco a caminar a cierta altura, alrededor de unos 6 centímetros. Su hermana menor continúa fiel a las bailarinas, pero es que además es más alta que la Princesa. En todo caso, aunque Leonor sigue avanzando en solitario en su camino como heredera, las hermanas forman un tándem ideal.