La Reina Letizia y el Rey Felipe celebran este año 16 años de casados, sin embargo, las celebraciones tendrán que esperar. Al menos fuera de palacio.


Los Reyes Letizia y Felipe no suelen desvelar el destino de sus vacaciones o los planes privados que realizan fuera de su agenda. Tampoco cómo celebran su aniversario como casados. Este viernes 22 de mayo el matrimonio cumple 16 años y es que, aunque parezca mentira, ya han pasado más de tres lustros desde aquel lluvioso día en el que doña Letizia pasó por altar. Veinticinco millones de espectadores siguieron la boda real de los entonces Príncipe de Asturias, un momento histórico que sin duda ha dejado instantes para el recuerdo. A pesar de que en los últimos años no siempre habían tenido compromisos oficiales este día, lo cierto es que ahora tienen una ardua batalla por delante, por lo que su celebración se va al traste. Los dos están al frente de la lucha contra el COVID-19, normalmente desde su despacho y a través de videollamadas, aunque este miércoles fueron de manera física a Mercamadrid para aplaudir la labor de sus trabajadores.

Al residir en el Palacio de la Zarzuela, situado en Madrid, y al no haber podido pasar todavía a la fase uno, lo cierto es que los festejos están mucho más limitados. No podrán reservar en ningún restaurante para brindar por su historia de amor, pues, de momento, están cerrados hasta nueva orden. Se tendrán que conformar con una velada en su hogar y vivir así uno de sus aniversarios más atípicos, pues en alguna ocasión se han conocido detalles de sus románticos homenajes. Uno de los que mayor repercusión tuvo fue el del recinto de El Matadero de Madrid. Allí acudieron a La Cantina, un popular y económico restaurante donde compartieron una cena muy informal en la que destacaron platos como el cuscús, pero por encima de todo la cercanía que ambos desprendían. Los presentes les definieron como tremendamente campechanos, lo que llamó la atención de los testigos de esa noche.

La mayor prueba de ello que, a pesar de que intenten pasar desapercibidos en sus salidas privadas, no tienen reparo alguno en tomarse fotografías con trabajadores de los locales que visitan o con cualquier cliente con el que en ese momento comparten espacio. En muchas de ellas, han derrochado complicidad entre ellos, dejando así atrás el encorsetamiento que quizás le provoquen los actos oficiales que marcan sus agendas reales.

Su décimo aniversario: una fecha para el recuerdo

Su décimo aniversario también fue excepcional. Utilizamos esta palabra porque regalaron dos instantáneas familiares en las que aparecían tanto Letizia y Felipe como sus hijas, la infanta Sofía y la princesa Leonor, a las puertas del Pabellón del Príncipe. Tras una década juntos optaron por un plan diferente y este no era otro que pasar un día en Toledo, ciudad en la que visitaron una exposición de arte. Tónica, la de pasarlo en la intimidad, que se ha repetido a lo largo de los años, siendo cinco las veces que han pasado sin que las cámaras pudieran captar ninguna imagen de ambos. Otros tantos aniversarios estuvieron trabajando o incluso separados por cuestiones de agenda, tal y como sucedió en 2018, ya que Letizia estaba realizando un viaje de cooperación en Centroámerica, lo que evitó que el día 22 de mayo pudieran estar juntos. De hecho, les separaban nada más y nada menos que 6.000 kilómetros de distancia.

Plan B para esta fecha tan especial

Ahora mismo es un secreto, pero ambos tendrán un plan B para celebrar entre los muros de Palacio un día tan importante como fue su ‘sí, quiero’. A pesar de que su matrimonio se ha visto salpicado por la crisis sentimental en más de una ocasión, lo cierto es que siempre demuestran que su relación va viento en popa. Sin embargo, este no será el único día que se verá alterado para ellos. Es una incógnita lo que sucederá este verano de 2020 tras el coronavirus, así como las medidas que deberán cumplirse, por lo que, quién sabe, si esta época estival para Letizia y Felipe también sufrirá alteraciones respecto a años anteriores.

Uno de sus planes más atados suele ser ir a Mallorca, donde realizan su tradicional posado en el Palacio de Marivent ante cientos de fotógrafos, no obstante, este podría verse truncado dada la crisis sanitaria que vive nuestro país. Al igual que sus vacaciones privadas, las cuales ellos mismos podrían cancelar debido al problema al que nos enfrentamos desde hace algunos meses. De momento, como el resto de españoles han tenido que adaptarse a los pasos que marca el estado de alarma y, aunque es cierto que los casos confirmados por COVID-19 están descendiendo afortunadamente, todavía queda camino por recorrer.