El pasado mes de julio la nadadora Ona Carbonell vivió uno de los momentos más emocionantes de su vida al recibir un premio por su trabajo y esfuerzo en el mundo del deporte español de la mano del rey Felipe y la reina Letizia en el Palacio de la Zarzuela. Una audiencia que saltó a las noticias por la naturalidad de la deportista y es que al querer ser cálida y cariñosa con los Reyes se terminó saltando el estricto protocolo de la Casa Real al abrazar y besar a don Felipe y doña Letizia.

Si bien han pasado dos meses desde ese momento, a la medallista olímpica le siguen preguntando por ese momento tan curioso. Eso fue precisamente lo que ha pasado este martes en ‘El Hormiguero’, donde acudió como invitada. Tras darle la enhorabuena por tener el récord mundial de ser la mujer con más medallas en el mundo de la natación, Pablo Motos quiso que le hablara sobre el beso «más polémico que el de Bisbal y Chenoa».

«Salí súper contenta, pensando ‘ha ido súper bien, son encantadores y les encanta el deporte’. Y por la tarde estaba viendo Instagram y todo el mundo me decía que me había saltado el protocolo«.

«Yo, con toda la ilusión del mundo fui a darles un beso, porque ya les había visto otras veces. En varias ocasiones me he dado besos con ellos… Les encanta el deporte, siempre apoyan mucho a los deportistas y yo me fui de allí súper contenta, aunque después vi que la había cagado un poquito», reconoció sincera.