El modisto y la periodista, junto a otros amigos, han recordado a Carlos García-Calvo en la presentación de su obra póstuma: un particular abecederario de moda y anécdotas dedicado a la Reina Letizia.


El periodista Carlos García-Calvo fallecía inesperadamente el pasado julio en su casa de Madrid. Atrás dejaba una inequívoca trayectoria hablando de moda, joyas y protocolo, siempre con la voz del experto, del exquisito y del hombre con un inmenso sentido del humor que fue incluso tras esa fachada suya de «dandy sabelotodo». Son palabras de Lorenzo Caprile, diseñador y amigo suyo, quien hoy ha presentado de forma virtual via Zoom su último libro póstumo, dedicado, cómo no, a una de sus últimas musas, la Reina, bajo el título de «Letizia: De la A a la Z» (La Esfera de los Libros).

Junto al modisto también estaba la periodista Marta Robles, y los dos han convertido este acto tan especial no solo en la puesta de largo de su nueva obra, sino también un un emocionante homenaje a Carlos.

Según Lorenzo Caprile, quien desde la admiración y el cariño le dedica un sentido prólogo, el autor «era el más grande de los maestros en el oficio de analizar, estudiar, describir y declinar hasta el infinito las formas que visten y adornan el cuerpo de la mujer. Todavía hoy me sorprenden tu curiosidad, tu cultura sin límites y tu absoluta falta de prejuicios. En resumen: tu libertad de pensamiento. No soportas la corrección política. Nunca has pretendido ser alguien que no fueras tú. Y por eso te han envidiado, amado y odiado con la misma intensidad. En moda, lo falso se desvanece. ‘Solo lo auténtico perdura’, me decías. ‘Y en la vida también’, añadía yo. Por eso tus lecciones perdurarán, porque son esas verdades que todos pensamos, pero que solo tú te atrevías a decir… y peor aún, a escribir». «En esta hoguera de vanidades has sido el mayor incendiario. ¡Que tu fuero no se apague nunca!», concluye.

Precisamente a la Reina Carlos García-Calvo le dedicó gran parte de sus opiniones en la última etapa de su vida. Primero desde su columna en el diario El Mundo y luego en varios libros. Este último lo entregó apenas un día antes de morir. En él aborda en un abecedario muy particular la figura de Doña Letizia a través de piezas de moda o simples palabras que conducen a narrar alguna anécdota. Comienza con la A de «Abanicos», «Abrigos»… y así hasta la Z, en un entretenido viaje de estilo y vida con la consorte.

Marta Robles, emocionada, ha recordado a su amigo, con el que habló por última vez solo unos días antes de marcharse: «Hablar con él era muy divertido, nos contábamos ‘malvadeces’… Con este ha hecho el libro más amable de todos los escritos por Carlos sobre Doña Letizia. Yo sé que ella le seguía, y este libro le va a interesar muchísimo. Lo más feo que dice es que antes decía ‘jolines’. Pero tiene mucho interés; no siempre hay que ser malvado. Al final con Letizia tenía una relación más de cariño que de otra cosa«.

«Completamente de acuerdo -apostilla Caprile-. Subrayo que siempre hay mucho humor, muy inglés, muy preppy, muy formal, serio y culto. En el libro son opiniones hechas desde el humor«.

SU ‘MANÍA’ A FELIPE VARELA

Durante la presentación-conversación, Marta Robles ha sacado a relucir al modisto de cabecera de la Reina: «A Felipe Varela le da mucha caña. Yo vestí de Felipe Varela mucho antes que Letizia, ya en mi época de Antena 3. ¿Porqué crees que hacía eso, Lorenzo?». Caprile ha respondido, diplomático: «¡No lo sé! ¡La primera vez que hablé con Carlos tras el confinamiento me echó una bronca! Me dijo que le hubiera gustado hablar más conmigo durante esas semanas». Y ha añadido: «Era muy guapo y vanidoso, ¡yo me he enterado ahora de su edad! Nunca me la dijo y nació en 1943, ya está publicado. Para tener 77 años así ya me gustaría firmar. Era un gran seductor».

Marta ha recordado que en realidad «Carlos era un gran tímido. Nos pasábamos horas hablando de literatura y sabía muchísimo de cine. ¡Y lo que sabía de monarquías! Pensaba en escribir una novela familiar».

LA EMOTIVA INTERVENCIÓN DE CARLA ROYO-VILLANOVA

En otro momento ha intervenido, desde Canarias, Carla Royo-Villanova, otra de sus grandes amigas: «Le conocía desde hace 30 años. Al principio nos teníamos recelo y solo nos encontrábamos en sitios. Un día en un almuerzo le entré a saco porque criticaba mucho a mi amigo Josep Font. Fue duro, pero luego acabamos siendo íntimos amigos. Me encantaba que me llamara Charlie y ‘sweetie’. Era un gran conversador, que sabía escuchar y hablar. Le echamos muchísimo de menos. Nadie muere mientras esté en nuestros corazones. Todos sois ‘sweeties’ para Carlos«. Unas palabras que han despertado la emoción al borde de las lágrimas de sus amigos.

 

También han participado la hermana de Carlos, Cristina, y María León, quien ha comentado: «Me protegía como si fuera una hija. Era una gran persona y un gran desconocido. Su generosidad de tiempo, de consejos, de cariño, era increíble. Era una persona que daba muchísimo. Cuando hablaba de Letizia le cortaba un poco. En el fondo admiro mucho su trabajo como cronista, pero el tema de la vestimenta me aburría un poco. De lo ordinario buscaba algo extraordinario siempre, aunque lo que se ponía Letizia no es lo que más me divertía saber. El libro es una maravilla, pero hay mucho más allá».