Letizia
La Reina, a su llegada al teatro Jovellanos de Gijón, muy fresquita con un mono sin mangas.

Marcando diferencias respecto a etapas anteriores, este año los Reyes han decidido comenzar por separado los Premios Princesa de Asturias. Y no es la única novedad. 

Aparte del propio nombre, que han cambiado para adecuarse al título como heredera de su hija mayor, Leonor, esta edición los premios también han abierto sus márgenes fuera de Oviedo, su sede oficial, y se han hecho más grandes. La Reina Letizia es la que ha roto las reglas para acompañar a Francis Ford Coppola, Premio Princesa de Asturias de las Artes 2015, en el homenaje que se le ha brindado en Gijón.  

Letizia
Letizia estaba radiante entre sus paisanos (Foto: Rafael López).

Con la sala del Teatro Jovellanos sin una butaca libre y ante los ojos de la Soberana, el cineasta Rodrigo Cortés ha moderado el encuentro, en el que también ha participado Maribel Verdú, la española que protagonizó junto a Carmen Maura Tetro, la penúltima película de Coppola como director, más dedicado en los últimos tiempos a sus negocios como productor de vinos y magnate hotelero.

El cineasta, por cierto, lucía un calcetín amarillo y otro rojo, en clara referencia a la bandera española. Y además de palabras y preguntas del público, la cita contó con las notas de la gaita del gallego Carlos Núñez y un trío musical, que han hecho dar palmas al animado director.

Letizia
La Reina, como una admiradora más, sentada en la primera fila del palco frontal del teatro para ver y escuchar a Coppola.
Letizia
Letizia, junto a la alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, y el músico Carlos Núñez, la actriz Maribel Verdú y el director Rodrigo Cortés (Foto: Rafael López).

Después de dar rienda suelta a su reconocida vena cinéfila, Letizia debió apresurarse para trasladarse de nuevo a Oviedo y asistir a los últimos compases del concierto oficial de los Premios en el Auditorio Príncipe Felipe de la ciudad, a cuyas puertas el Rey Felipe, que lo presidía, apareció solo poco antes.

Reyes Felipe y Letizia
Los Reyes en un cariñoso gesto tras su reencuentro en Oviedo y la «escapada» de Letizia a Gijón.

Reyes Felipe y Letizia

Lo que casi se perdió la Reina, más habitual de los conciertos de rock, fue al Coro de la Fundación Princesa de Asturias y la orquesta Oviedo Filarmonía interpretando la conocida como Misa de Gloria de Giacomo Puccini, bajo la batuta de Marzio Conti, con la participación del tenor Ramón Vargas y del barítono David Menéndez. Eso sí, tras el recital ya pudimos ver juntos a los Reyes.

Posteriormente, Felipe y Letizia se han trasladado a la Lonja, donde el presidente de la Fundación Princesa de Asturias ha ofrecido una cena en su honor, a la que han asistido los miembros de los Patronatos de la Fundación y los galardonados de esta edición. Y ambos muy felices de volver a la tierrina de la Reina. 

 Letizia
Letizia, con un mono de Felipe Varela, en el Auditorio Príncipe Felipe de Oviedo.