La Reina Letizia se desplazó directamente desde Londres, donde acudió al funeral de Estado de Isabel II, hasta Nueva York para participar en la reunión de alto nivel organizada por UNICEF y la OMS dentro de la semana de la Asamblea General de las Naciones Unidas 2022 y la Cumbre del Secretario General para la Transformación de la Educación, que tiene lugar estos días. Este martes 20 de septiembre, la Reina tenía una agenda cargada de actos dentro de su estancia en la ciudad de los rascacielos. El primero de ellos, ha sido el de asistir a una reunión con expertos de UNICEF en Salud Mental y posteriormente, horas después, mantener un encuentro con líderes juveniles involucrados en iniciativas de Salud Mental.

Letizia
Robert Smith

Ya más tarde, ha acudido a la reunión de alto nivel organizada por UNICEF y la OMS dentro de la semana de la Asamblea General de las Naciones Unidas 2022 donde ha compartido unas palabras con todos los asistentes. Letizia ha querido compartir un claro mensaje sobre la importancia de la salud mental, además de revelar su implicación con este tipo de problemas que cada vez están teniendo más visibilidad gracias a organizaciones como UNICEF y reuniones como las que se están celebrando estos días en Nueva York. Puedes leer el discurso íntegro de Letizia, a continuación.

Las palabras de la Reina durante la reunión organizada por UNICEF y la OMS

En primer lugar, me gustaría agradecer a UNICEF y a su Directora Ejecutiva -querida Catherine- por su invitación a asistir a este evento organizado en el contexto de la Asamblea General de las Naciones Unidas y la Cumbre de Educación para la Transformación, promovida por el Secretario General de las Naciones Unidas.

Hablar sobre la salud mental de los niños y adolescentes es lo suficientemente importante como para que todos nos sintamos más que preocupados y desafiados. Esta misma mañana he tenido la oportunidad de hablar y escuchar tanto a expertos como a un grupo de jóvenes. No es la primera vez que escucho a jóvenes de 14 o 15 años admitir que, ante un problema emocional, prefieren recurrir a amigos porque «se siente más seguro», en lugar de hablar con un experto o «tener la suerte» -como decía uno-, para poder o tener la oportunidad de hablar con su madre o su padre.

Letizia
UNICEF

De ahí el propósito de esta reunión. Cómo garantizar que las escuelas sean espacios seguros, dotados de recursos suficientes para que los niños, niñas y adolescentes sientan que pueden estar bien -o mejor- protegidos; que alguien los ayude; que sus decepciones, sus miedos, sus angustias…, serán atendidos, porque es su derecho y nuestro deber como adultos.

Ciertamente vamos a escuchar muchas cifras precisas hoy. Todas son aterradores y desgarradores. Permítanme darles solo un ejemplo: cada 24 horas, 126 niños y adolescentes de todo el mundo se quitan la vida. Debemos detenernos un minuto y tratar de imaginar el sufrimiento y la angustia emocional que cada uno de estos niños sintió hasta el mismo momento en que decidieron renunciar a su vida.

UNICEF desempeña un papel fundamental. No solo alza la voz, y hoy es un gran ejemplo, sino que también promueve políticas activas, recoge datos para idear estrategias, propone y crea espacios de debate donde todos (administraciones, sociedad civil, donantes, expertos) aportan posibles soluciones a una realidad indiscutible: el malestar psicológico de nuestros hijos se ha agravado.

Letizia
UNICEF

La pandemia de COVID 19 sacó esto a la luz, pero el problema es mucho más profundo y, por supuesto, tiene otras causas anteriores. Es por ello que un enfoque multidisciplinar y recursos especializados son esenciales para abordar mejor la complejidad de esta cuestión. Todos somos conscientes de los estigmas que rodean la falta de salud mental y la falta de comprensión, o incluso de rechazo, que provocan. Sin embargo, el mero hecho de que estemos aquí hoy refleja que el esfuerzo colectivo para superar estos obstáculos ha comenzado.

En España, el Sistema Nacional de Salud, con la participación del comité español de UNICEF -junto con otras entidades-, ha puesto en marcha su Estrategia de Salud Mental para los próximos cuatro años. Su objetivo es fomentar la recuperación y la inclusión social desde la perspectiva de los derechos humanos, el apoyo a la familia y la promoción de un modelo integral y comunitario. Porque también es una recomendación de la OMS, que los gobiernos deben abordar todo lo relacionado con la salud mental y el bienestar psicológico, no solo desde una perspectiva de salud, sino también con una visión de atención social. Hay que recordar que la salud mental de los jóvenes en los entornos más vulnerables está sometida a tensiones añadidas que la comprometen aún más, situándoles en un mayor riesgo.

Como Defensor de la Salud Mental de niños y adolescentes de UNICEF, les aseguro mi compromiso y trabajo para impulsar la acción prioritaria y el fortalecimiento de los programas de salud mental en todo el mundo. Muchas gracias.