La Reina Letizia no está de brazos cruzados aunque siga las normas sanitarias de reclusión por el coronavirus. En La Zarzuela se mantiene activa y en contacto con importantes organizaciones.


El coronavirus ha cambiado nuestro día a día de muchas maneras y, en pleno estado de alarma, todos debemos estar confinados en nuestras casas y salir solo para lo esencial. Eso también afecta a nuestros Reyes, aunque en su caso en circunstancias notablemente diferentes a las del resto de españoles. La responsabilidad del Rey Felipe como Jefe del Estado le obliga a estar al pie del cañón y, en cuanto a la Reina Letizia, a estar a su lado y ayudar en lo que pueda. Como todos sabemos, la consorte está guardando la cuarentena estos días después de haber tenido un amago de coronavirus por haber estado en contacto con la ministra Irene Montero, que dio positivo, pero eso no significa que esté de brazos cruzados.

Desde su residencia en el palacio de La Zarzuela los Reyes han establecido su ‘cuartel’ de trabajo. Unas oficinas que ya estaban preparadas, puesto que es ahí donde desarrollan sus labores diarias ajenas al ojo público, se gestionan sus agendas y se profundizan en los asuntos que tienen que tratar. Pero una vez que están sin compromisos oficiales, canceladas todas sus actividades y viajes como medida de seguridad debido a la epidemia, Don Felipe y Doña Letizia están esforzándose en mantenerse al tanto y animar a los equipos de profesionales y a los ciudadanos que luchan en esta emergencia sanitaria.

Según anunció la Casa Real, la Reina se sometió el pasado 12 de marzo a la prueba del coronavirus tras saber que Irene Montero estaba contagiada. Tanto ella como el resto de su familia también lo hicieron por razones evidentes. Al día siguiente, el día 13 de marzo, se conoció que el resultado era negativo para todos los miembros de la Familia Real, pero había recomendaciones específicas para Doña Letizia: a partir de entonces entraba en un régimen de aislamiento, sin trabajo fuera de palacio, y se aseguraba que se tomarían regulares tomas de temperatura, siguiendo las pautas sanitarias. Nada se ha sabido desde entonces sobre su salud, por lo que todo indica que continúa su cauce normal.

Todo debe ir bien. Hoy mismo desde Casa Real nos comunicaban que «Su Majestad la Reina ha contactado esta mañana con los presidentes de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), Ignacio Muñoz, y de la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER), Juan Carrión, para interesarse por las acciones para reforzar el cuidado sanitario a las personas durante esta crisis del COVID-19″.

La Reina Letizia mantiene una agenda de trabajo habitual con ambas asociaciones, de las que además es presidenta de honor. Fuentes oficiales señalan que la AECC le ha trasladado que sus 1.000 colaboradores siguen trabajando por redes, teléfono y videoconferencia para atender a los enfermos de cáncer y a sus familiares. Respecto a FEDER, Letizia ha conocido su preocupación por la situación de miles de niños con estas enfermedades poco frecuentes puedan sufrir un retroceso al suspenderse los programas de terapia. La esposa de Felipe VI se ha implicado mucho con las dos y todos le reconocen que eso ayuda a visibilizar mucho sus causas.

Hace solo unos días, el pasado 5 de marzo, la Reina presidía el acto por el Día Mundial de las Enfermedad Raras, en cuyo discurso volvía a incidir en la necesidad de investigación y el apoyo a enfermos y familiares: «Hace más de 10 años que estoy a vuestro lado y en este tiempo he conocido a muchas personas, algunas con enfermedades infrecuentes, que me han demostrado que las limitaciones que la vida les impuso no han impedido su crecimiento personal, emocional e intelectual (…) Por eso son inexcusables la implicación, el apoyo, la ayuda constante, el aliento permanente, la acción eficaz en todos los ámbitos de responsabilidad, tanto en las administraciones públicas e instituciones como en el sector privado. Debemos seguir pensando que es posible».

Por otro lado, los Reyes también han conversado con los presidentes de la Cruz Roja Española, Javier Senent, y de la ONCE, Miguel Carballeda, dos importantes organizaciones, que están sirviendo de un apoyo impagable en esta crisis del coronavirus. Cruz Roja, por ejemplo, está dando un intenso servicio a las personas mayores y han puesto a disposición del Gobierno ambulancias y tiendas de campana en todo el país, con 8.000 personas desplegadas en estos momentos.

Así pues, ha sido una mañana muy ajetreada para los Reyes, quienes, como muchos de nosotros, están teletrabajando. A Doña Letizia no la vemos en público desde el pasado 11 de marzo, cuando acudió junto al Rey al acto celebrado en París con motivo del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo. A su regreso tuvo el susto de la posible enfermedad, que no pasó a mayores, afortunadamente, pero que la ha obligado a permanecer confinada en La Zarzuela. La regla sanitaria general son unos 14 días para asegurarse de que no hay contagio. Una fecha que se cumplirá muy pronto, pero que, al continuar en estado de alarma, le impedirá tener una agenda normalizada. El Rey Felipe solo ha reaparecido en persona para ofrecer, el pasado 18 de marzo, un mensaje televisado a la nación. Por lo demás, aparte de sus rutinas diarias de aficiones y ejercicio, solo teletrabajo.