Un surrealista cuadro del Rey Juan Carlos que colgaba en la Diputación de Cáceres desata pasiones (y muchas risas) en la Red.


Las redes sociales han descubierto estos días un ‘tesoro escondido’: un cuadro del Rey Juan Carlos que ha despertado una ola de comentarios impresionante hasta hacerse viral. Todo el mundo habla de la obra, aunque no exactamente por sus cualidades artísticas. ¿O sí?

@Luis_pastor.

Hablamos de un retrato del pintor extremeño Jaime de Jaraiz que durante años ha estado colgado en la Diputación de Cáceres. En 2015 fue sustituido por otro del actual monarca, Felipe VI. Fue el usuario de Twitter @Luis_pastor quien lo compartió en su cuenta: «He visto este cuadro de Jaime de Jaraiz y… bueno…. uf… creo que si yo lo he visto vosotros también», escribía acompañando la imagen.

La obra, de finales de los años setenta, representa al Rey Juan Carlos vestido con traje y corbata, sentado y sosteniendo con sus manos una paloma blanca, símbolo de la paz. Recordemos que en esa época acaba de ser nombrado monarca y nuestro país se encontraba en plena Transición democrática. A sus pies sorprende otro elemento, el perro de Las Meninas de Velázquez, que bajo sus patas ‘custodia’ la Constitución Española.

@Luis_pastor.

Pero el soberano no está solo. Al fondo se ve la silueta de la península ibérica; a la derecha aparece el entonces Príncipe Felipe, de espaldas y abriendo una ventana; y a la izquierda, la Reina Sofía y sus dos hijas, las Infantas Elena y Cristina, se muestran de pie, vestidas de gala y juntas, como conversando.

@Luis_pastor.

Aún hay más. Dado el lugar para el que fue realizado, a la derecha del cuadro se ve la ciudad de Cáceres, en concreto la emblemática Torre del Bujaco.

La obra de carácter simbolista ha provocado la perplejidad e hilaridad en las redes sociales y, además, ha desatado toda una búsqueda de otras ‘perlas’ reales. Contestando a este mensaje, otros usuarios se han sumado a una apuesta artística con el Rey emérito como protagonista.

Gtres.

Así han surgido cuadros tan surrealistas como uno en el que se le pinta vestido de torero (y está en el escaparate de una tienda de tauromaquia de Sevilla) u otro localizado en un restaurante de Borja (Zaragoza) en el que Don Juan Carlos sale de la silueta de España con el torso desnudo, muy ‘cachas’, aunque eso sí portando el Toisón de Oro (más abajo os las mostramos). Auténticas maravillas del mundo kitsch que han logrado sacar miles y miles de sonrisas.