Victoria Federica, sobrina del Rey Felipe, se sincera como nunca mientras posa como modelo. Dice que prefiere que la llamen ‘Vic’.


Victoria Federica de Marichalar y Borbón  (21) cada día está más cerca del mundo de la celebridad y menos de la realeza. Sus últimos pasos así lo indican. Desde que ha decidido profundizar en su faceta como ‘influencer’, su presencia en actos sociales se ha multiplicado hasta niveles insospechados.

La hija de Jaime de Marichalar y la Infanta Elena no quiere ser anónima. Todo lo contrario. Su nueva misión es que se la vea, que se la reconozca y hacer de ello un medio de vida. Y eso que en sus últimas declaraciones dice que no quiere ser ‘influencer’.

Victoria Federica
Gtres

La última Pasarela Cibeles ha sido su mejor ‘puesta de largo’ en este sentido. Victoria Federica ha asistido a un buen número de desfiles de los mejores diseñadores, siendo una de las invitadas vip más seguidas y requeridas tanto en el ‘front row’ como en el ‘backstage’. Sin embargo, durante esos días la joven se ha mostrado más bien huidiza y sin demasiadas ganas de contestar a preguntas de los medios. Ay, Victoria, así no hay manera de que se te conozca ni que se sepan tus opiniones sobre nada…

Semana Moda París
Gtres

Sin embargo, la sobrina del Rey Felipe parece haber recapacitado y ahora desea que se la conozca mejor, sin especulaciones. Para ello ha dado otro pasito hacia adelante. La edición española de la revista de moda Elle la lleva en su portada del próximo número y publica su primera entrevista, donde habla «sin filtros», según el propio medio.

En el reportaje, Victoria Federica posa como una modelo profesional, vestida con las mejores firmas y con la ayuda de los estilistas que han sabido sacarle todo el partido. Alta y espigada, Victoria Federica ha podido vencer su aparente timidez con mucha soltura.

Nos faltaba escucharla, claro.

Victoria Federica Look Beauty
Gtres

Pero eso también se ha resuelto ya. La misma revista publica un vídeo en el que nos cuenta a través de una batería de preguntas y respuestas un poquito más de ella. Lo que le gusta y lo que no. Y este es el resultado. «Quiero mostrarme ante la gente para que me vean tal cual soy, porque la imagen que se difunde de mí no es la verdadera, tengo las mismas inquietudes que cualquier otra chica de mi edad», asegura.

Victoria Federica adelanta que le gusta que le llamen «Vic» y comenta que lo primero que hace por las mañanas es «dar gracias a Dios». Según ella, el mejor consejo que le han dado es: «Ser yo misma». Sus rasgos preferidos de su personalidad: «Mi alegría y mi responsabilidad».

Victoria Federica
Gtres

Las tres cosas que no le faltan en el bolso son: «Mi móvil, una barra de labios y en estos tiempos que corren, una mascarilla». Su ciudad: «Nunca me canso de visitar Sevilla. Andalucía es mi segunda casa». Su museo: «El Reina Sofía«. Su gran afición: «Desconecto bastante montando a caballo«. Su canción: «Another Love, de Tom Odell«. Su juego de mesa: «El Parchís«. Su emoji favorito: «El corazón rojo«.

La joven continúa en este juego periodístico, añadiendo que «mi plan perfecto para las tardes de domingo es Netflix«. La última serie a la que se ha enganchado: «The Good Doctor«. También desvela que es más de películas que de series: «La película que más veces he visto es ‘Solo en casa’. Prefiero comedia a drama».

Instagram

De sus aficiones, lo tiene bastante claro: «Entre playa y montaña no puedo elegir. Me quedo con el verano, pero la temporada de esquí no la cambio por nada». Respecto a usar tacones o zapatillas, también es certera: «Me quedo con mis zapatillas«. Su plato favorito: «Cualquier tipo de pasta«. Y de música, «me quedo con los Beatles más que los Rolling Stones».

Gtres.

Vic estudia tercero de Marketing y Comunicación en una universidad privada norteamericana con sede en Madrid y  confiesa que su propósito para este año es «Ser más disciplinada con lo que me propongo».

Victoria Federica, que en la entrevista dice que «mi abuelo (el Rey Juan Carlos) es mi persona favorita del mundo y como mi segundo padre», termina señalando a las mujeres que más admira y son: «Mi madre y mi abuela».