con-letizia-niña
El abuelo Francisco, con sus tres nietas, Letizia, Erika y Telma durante unas vacaciones de las niñas en Alicante, a donde iban con frecuencia a visitar a sus abuelos

Se casó con su mujer, Enriqueta en 1950. Ella había quedado viuda y con una hija pequeña, Otilia, durante la guerra civil. Juntos tuvieron dos hijos, Paloma, madre de la Reina y Francisco, que heredó la licencia de taxi de su padre y reside en Luxemburgo como funcionario europeo.

Tras toda una vida en Madrid ejerciendo como taxista, con sus ahorros él y su mujer, Enriqueta se compararon un apartamento en Torrevieja para reunir allí a sus hijos y nietos, entre ellos Letizia, Telma y Erika, las tres hijas de Paloma y Jesús Ortiz.

Siempre al cuidado de sus nietas

Francisco y Enriqueta fueron también los encargados de cuidar a las tres niñas cuando a Jesús Ortiz le trasladaron por motivos de trabajo a Madrid y Paloma tuvo que quedarse en Oviedo trabajando de enfermera. Los abuelos cuidaron de las tres hasta que la familia puedo reunirse.

Su vida cambió con el compromiso de su nieta Letizia

Años más tarde, ya con sus hijos asentados y él jubilado, los abuelos de Letizia se trasladaron definitivamente a Alicante, donde vivían en San Gabriel, en un piso de una urbanización frente al mar. Allí llevaban una exitencia tranquila hasta que en 2003 se anunció el compromiso de su nieta Letizia y el entonces Príncipe de Asturias. Su existencia dio un giro entonces. Se convirtieron en tema de la prensa y también en ‘perseguidos’. Él fue siempre amable y educado con los periodistas. A la abuela Enriqueta, sin embargo, le gustaban menos los periodistas.

coronacion
Con su hija Paloma y Menchu Álvarez del Valle, abuela paterna de Letizia, el día de la proclamación de Felipe como rEy de España

La pérdida de su nieta Erika y de su mujer

Además del lógico acoso mediático, los abuelos de Letizia tuvieron que hacer frente a un duro golpe, la pérdida de su hija Erika, aparecida muerta en Madrid en su propia casa u dejando huérfana a una hija de corta edad, Carla. Después, en 2008, Francisco tuvo que hacer frente a la pérdida de su mujer, Enriqueta, que fallecía a los 90 años.

Desde la pérdida de Enriqueta, Francisco estaba al cargo de Paloma Rocasolano, madre de la Reina; ella fue quien le cuidó los últimos años de su vida. Unos años que contaron con nla alegría de disfrutar de sus dos bisnietas, Leonor y Sofía. También pudo ver en directo, acompañado de su hija Paloma y orgulloso, cómo su nieta Letizia se convertía en Reina de España en 19 de junio de 2014, un acto que pese a su avanzada edad, no se quiso perder. Fue el día que el taxista nacido en una familia de clase trabajadora vio a su nieta convertirse en Reina de España.