Meghan Markle no está bien y su familia ya se ha percatado de que su ánimo ha decaído y su alegre forma de ser es cosa ya del pasado. ¿Qué le sucede? Desde su entorno se preocupan por su salud mental


Meghan Markle parece que ha conseguido todo por lo que luchaba. Quería alejarse de la alargada sombra de la familia real británica para recuperar no solo el dominio de su carrera, sino también la privacidad que ansía para ella y su hijo. Sin embargo, ser la esposa del príncipe Harry conlleva una repercusión mediática que le ha ocasionado infinidad de quebraderos de cabeza, muchos de ellos protagonizados por su propia familia, que ha aprovechado su inesperada fama para hacer caja vendiendo a la prensa desde fotos de su infancia, hasta cartas confidenciales o información privada que le han causado un profundo dolor.

Con su salida de la familia real británica, la atención mediática se ha intensificado, pero las oportunidades de ser cazados son menores. Meghan Markle y el príncipe Harry han iniciado una nueva vida alejados de los Windsor, pero no tanto de la prensa, que sigue de cerca sus pasos. Una abrumadora atención mediática con la que la actriz no logra lidiar y cuya presión siente como una condena. Algo que, poco a poco, ha comenzado a hacer mella en su autoestima y en su propia percepción del mundo, pasándole factura a nivel emocional y mental. Unas circunstancias que ahora preocupan mucho a su familia, que ya ha puesto sobre la mesa la delicada situación por la que atraviesa Meghan Markle.

El príncipe Harry ha visto cómo la presión de la prensa, la que él un día denominó de “jauría de perros”, acabó con la vida de su madre, la princesa Diana de Gales. Lo que más desea es que la historia no se repita y que su mujer no sufra la misma suerte que su madre, por lo que ha puesto no solo tierra de por medio instalándose en Los Ángeles, sino que incluso se ha alejado personalmente de su familia por el bien de su mujer y su hijo. Pero el infierno en el que Meghan Markle cree vivir le ha hecho caer en la tristeza y la desesperanza, como así han confesado desde el círculo más íntimo de la actriz al diario británico ‘The Sunday Mirror’.

En esta entrevista, un familiar directo de Meghan Markle, que ha preferido mantenerse en el anonimato para no molestar a la actriz con sus revelaciones, asegura que lo está pasando especialmente ahora. De hecho, tan mal lo estaría pasando, que su familia ya ha mostrado su preocupación sobre cómo esta situación podría provocarle problemas en su salud mental. Meghan Markle no es la misma, al menos no en la intimidad, y eso preocupa muchísimo a sus seres queridos: “Meghan Markle está muy callada. Creo que es probable que se sienta extremadamente baja de ánimo y que se sienta en dificultades”. La actitud de la esposa del príncipe Harry inquieta a su familia: “Meghan se ha mostrado mucho más distante e introvertida en las últimas semanas y su familia está preocupada. Harry también debe sentirse atormentado por sus lazos familiares fracturados. Estuvo particularmente triste en el cumpleaños de Guillermo el 21 de junio”, explican.

Este familiar anónimo asegura que “la batalla legal y el aumento de la tensión que se está creando con la realeza debido a la información que está saliendo, tiene que estar ejerciendo mucha presión sobre ambos”, explica esta persona cercana a Meghan Markle, que se pronuncia sobre la guerra que los duques de Sussex iniciaron contra numerosos medios de comunicación británicos que habrían traspasado la frontera de lo legal, al publicar una carta manipulada de Meghan Markle a su padre, entre otras muchas fechorías, como está la difamación, el mal uso de información privada, la violación de la protección de datos e infracción de derechos de autor.

Una batalla judicial que les tiene con los nervios crispados, pero que era un movimiento necesario para poder ponerle freno a las constantes publicaciones de los medios sensacionalistas británicos, en los que todo vale para vender ejemplares, como manipular una carta de la actriz a su padre para que parezca que tiene rencor hacia su progenitor, eliminando las partes en las que le demuestra su cariño y dejando tan solo los reproches que le realizaba por su constante exposición a los medios.