La reina Isabel II considera que no reúne los requisitos necesarios para ser «anciana del año», porque «una solo es tan vieja como se sienta». Este premio lo recibió su marido, el duque de Edimburgo, hace ya 10 años


A sus 95 años, la reina Isabel II de Inglaterra se ve lo suficientemente joven como para rechazar de manera educada una distinción que le reconoce como ‘Anciana del Año’. La soberana iba a ser homenajeada con el galardón ‘Oldie of the year’, pero la reina de los británicos ha entendido a bien rechazar el premio de manera “educada, pero firmemente”, al no considerarse una “anciana”, alegando con ello que no se siente una vieja: “Una solo es tan vieja como se sienta”, declara la propia monarca, que se ve aún lo suficientemente lozana como para esperar a esta distinción al menos durante unos años más.

Ha sido a través de su secretario privada, Tom Laing-Baker, que la reina Isabel II de Inglaterra ha comunicado por carta a la revista que hacía entrega del galardón, ‘The Oldie’, que “no cree que cumpla los criterios relevantes para poder aceptarlo”. Una manera elegante y educada de renunciar a su premio, asegurando que espera que los directivos de la publicación encuentren “a un destinatario más adecuado”. Una carta cortés pero contundente, con la que la reina Isabel II trata de desvincularse de la consideración de “anciana” y que la revista ha aprovechado para publicarla y consiguiendo con ello más ruido si cabe.

Foto: Gtres

Cabe señalar que este galardón fue entregado a su marido, el duque de Edimburgo, hace una década, pero él aceptó de buena gana este título de “anciano del año” 2011, cuando aún tenía 90 años. En su momento, el marido de la reina Isabel II aseguraba que “nada mejor para la moral que ser recordado como los años pasan cada vez más rápido. En cualquier caso es agradable que se acuerden de ti”, decía el aristócrata, que finalmente falleció con 99 años de edad, dejando a su viuda en la tristeza, pero con la entereza necesaria para seguir al frente de las responsabilidades de la Corona y negándose a bajarse del trono. Menos ahora que prepara su Jubileo de Platino que celebra sus 70 años de reinado.