Un servicio religioso en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, al que ha acudido la Familia Real británica y miembros de la realeza, -entre ellos el rey Felipe y doña Sofía– ha sido el paso previo al entierro de Isabel II en Windsor. Este castillo, al que se trasladó la soberana unos meses antes de su muerte, es el lugar donde reposan ya sus restos mortales. El servicio, oficiado por el Decano de la fortaleza, ha estado cargado de dolor y de momentos simbólicos.

Carlos III Isabel II
GTRES

En esta ceremonia religiosa, la última que ha tenido lugar en memoria de la monarca, la corona imperial, el orbe dorado culminado por una cruz y el cetro rematado con un gran diamante -simboliza la unión del cristianismo y la monarquía-, que hasta ahora se mantenían junto a la reina, se han retirado del ataúd y se han depositado en el altar. El Rey Carlos III ha sido el encargado de colocar el estandarte del regimiento de infantería de los Guardias Granaderos (Grenadier Guards) sobre el féretro. Por su parte, el Lord Chamberlain -el funcionario con mayor rango de la casa real- ha sido quien ha roto su vara de mando y la ha depositado encima del féretro.

La capilla de San Jorge del castillo, lugar habitual de bautizos, bodas y funerales reales de la familia Windsor, ha acogido el último oficio religioso de Isabel II antes de recibir sepultura. Unos 800 invitados han asistido a una ceremonia oficiada por el deán de Windsor, David Coney, que ha leído leerá los versos 1-7 del Apocalipsis 21, los mismos que se leyeron en los funerales de los abuelos de la reina, el rey Jorge V en 1936 y la reina María, en 1953; y en el de su padre, el rey Jorge VI, en 1952. 

Isabel II Carlos III
GTRES

La retirada de la Corona del Estado Imperial, el orbe y el cetro supone la retirada, por última vez, de la que fue soberana del Reino Unido de los símbolos de su reinado. Finalizado el funeral, el gaitero oficial de Windsor ha interpretado un himno elegido personalmente por Isabel II. También ha sonado el Dios salve al rey, la versión adaptada al nuevo monarca (anteriormente, la canción rezaba ‘Dios salve a la reina’).

Finalmente, el ataúd ha descendido hacia la cripta real de la capilla mientras el deán de Windsor ha pronunciado el salmo 103: «Sal de este mundo en tu viaje, oh alma cristiana». Isabel II ha sido enterrada a las 20:30 horas (hora local) junto a los restos de su marido, el duque de Edimburgo (fallecido en 2021 con 99 años), en una ceremonia privada a la que asistirán miembros de la familia real. La losa de mármol de su sepultura quedará grabada con las palabras: Elizabeth II 1926-2022.

Isabel II
GTRES