El fallecimiento de la Reina Isabel no solo deja un gran vacío. Traerá consigo la coronación de su hijo Carlos y otros muchos cambios en Inglaterra que hasta ahora, quizás, habían pasado desapercibidos. Hablamos de todo lo del día a día que hay que cambiar tras su muerte, ejemplo de ello los billetes, las monedas o las botellas de ginebra. Una experta en protocolo ha explicado que el rostro de Isabel II aparece en casi cualquier rincón, por lo que ahora toca ponerse manos a la obra. «El rostro de la reina Isabel II aparece en los billetes y monedas, edificios oficiales, colegios y en miles de productos con el sello real que van a tener que cambiar para tener el sello del nuevo rey, estos se ponen hasta en botellas de ginebra», ha comentado Marina Fernández, directora de comunicación de la escuela de protocolo.

Reina Isabel
Gtres

Ya se han hecho las primeras estimaciones y, de momento, se cree que hay alrededor de 4.500 monedas y billetes con la cara de doña Isabel. Con su muerte, se debe remplazar su retrato por el del nuevo Rey, eso sí, la adaptación puede ser paulatina. Según ha explicado The Guardian, se podría tardar unos dos años en hacer la transición, aunque el remplazo previamente debe ser autorizado por el Palacio de Buckingham. Asimismo, sellos, pasaportes y uniformes de diferentes autoridades deberán de ser modificados con su muerte. Aunque pueda llamar la atención, los uniformes llevan una insignia con dos iniciales, ER (Elisabeth Regina), las cuales habría que cambiar, así como otros detalles como el himno actual que dice «Dios salve a la reina».

Fuera de todos estos cambios que ya están en marcha, cabe recordar que la Reina Isabel lanzó una ginebra propia, una bebida premium con etiqueta real y cuyos ingredientes procedían del Palacio de Buckingham. «La esencia de esta ginebra está impregnada de notas cítricas y herbales derivadas de 12 componentes botánicos, varios de los cuales han sido extraídos del jardín del Palacio de Buckingham, como verbena de limón, bayas de espino, hojas de laurel y de morera. La plantación de moreras se popularizó en Inglaterra durante el reinado de Jaime I y ese vínculo real aún perdura hoy con 40 especies diferentes de árboles en el jardín del Palacio», se explicó en su momento, lo que dejaba ver lo exclusivo que era. La Reina era una gran amante de esta bebida y no quiso desaprovechar la oportunidad de lanzar un producto exclusivo, algo que sucedió en el año 2020 y que ha dejado grandes beneficios. Esto también llevaba su sello.