Ante una máxima expectación mundial, Londres será epicentro de la noticia este lunes, 19 de septiembre, con motivo del funeral de la reina Isabel II. Una cita para la que la capital inglesa se ha blindado y que reunirá a 500 mandatarios. Nuevamente, veremos a la Familia Real británica unida y los recién nombrados príncipes de Gales están valorando la posibilidad de llevar a su hijo, el príncipe George, de 9 años, al funeral. Te contamos todos los detalles.

Príncipe George
Gtres

La presencia del príncipe George, segundo en la línea de sucesión al trono británico, eclipsaría todas las miradas. Según lo publicado por el diario ‘Daily Mail’, el príncipe Guillermo y la princesa Kate consideran esta opción después de los consejos de los principales asesores de palacio que «instan a esta medida alegando que su presencia supondría un poderoso mensaje simbólico sobre la monarquía». Según se detalla, la presencia del niño «tranquilizaría a la nación sobre el orden de sucesión» tras la muerte de su bisabuela, Isabel II. Una reina eterna que estuvo en el trono durante siete décadas.

El príncipe George, en el punto de mira

Con tan solo nueve años, el primogénito de los príncipes de Gales se ha convertido en segundo en la línea de sucesión al trono. «Los cortesanos están ansiosos por ver al príncipe George en el funeral de alguna manera, aunque solo sea para tranquilizar a la nación sobre el orden de sucesión», publica el citado medio inglés. El niño, que acaba de comenzar el curso en una nueva escuela, es símbolo del relevo generacional en la Corona.

Príncipe George
Gtres

Por el momento, existen muchas incógnitas al respecto y no se ha tomado una decisión definitiva. Aún no hemos visto en público a los tres hijos de los príncipes de Gales, George, Charlotte y Louis, desde que se anunciara la muerta de la monarca, el pasado 8 de septiembre. Este lunes, la Abadía de Westminster acaparará todas las miradas con motivo del funeral de estado de Isabel II que comenzará a las 11:00 horas. Un cuarto de hora antes, el féretro será trasladado en procesión en un carro de la Marina Real desde el Palacio de Westmister hasta la Abadía.