El bebé nació el pasado viernes, 4 de junio, a las 11:40 horas en el Hospital Santa Bárbara Cottage, California.


Tras nueve meses de dulce espera, el príncipe Harry y Meghan Markle ya tienen en sus brazos a su hija. La pequeña nació el pasado viernes, 4 de junio, a las 11:40 horas y pesó 3,22 kilos. La duquesa de Sussex dio a luz en el Hospital Santa Bárbara Cottage, California. Los orgullosos papás han elegido un nombre con gran significado: Lilibet “Lili” Diana Mountbatten-Windsor. Tanto la madre como el bebé están en perfecto estado y ya descansan en su hogar.

Gtres.

La pequeña lleva el nombre de su bisabuela, Su Majestad la Reina, «cuyo apodo familiar es Lilibet. Su segundo nombre, Diana, fue elegido para honrar a su amada difunta abuela, la Princesa de Gales», tal y como han confirmado a través de la nota difundida. Se trata del segundo hijo del matrimonio. ‘Lili’ se convertirá en la mejor compañera de juegos de Archie, de 2 años.

Los duques de Sussex han aprovechado para mandar el siguiente mensaje de agradecimiento: “El 4 de junio fuimos bendecidos con la llegada de nuestra hija, Lili. Ella es más de lo que podríamos haber imaginado, y seguimos agradecidos por el amor y las oraciones que hemos sentido en todo el mundo. Gracias por su continua amabilidad y apoyo durante este momento tan especial para nuestra familia ”. Por el momento, no han compartido ninguna imagen del bebé, la bisnieta número 11 de la reina Isabel II, que ocupa el octavo puesto en la línea de sucesión al trono británico.

Una preciosa familia

Una gran noticia para el matrimonio que se dio el «sí, quiero» el 19 de mayo de 2018 en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor. Una de las decisiones más importantes que han adoptado desde entonces es la de apartarse de la primera línea de la Corona británica con el sonado ‘Megxit’. Llevan algo más de un año residiendo en Estados Unidos donde ha nacido su segunda hija.

Como reza la nota que han compartido a través de su web oficial, los duques de Sussex han tenido muy presente a la abuela materna de la niña. La pequeña lleva como segundo nombre Diana, para rendir tributo a la Princesa de Gales cuya muerte dio la vuelta al mundo y generó una gran conmoción el 31 de agosto de 1997. El príncipe Harry tenía tan solo 12 años cuando falleció su progenitora.

Recientemente el hijo pequeño del príncipe Carlos revelaba cómo le afectó la pérdida de un pilar fundamental en su vida. Lo hizo con motivo de un documental sobre salud mental donde confesó que se refugió en el alcohol y las drogas. «Estaba dispuesto a beber, estaba dispuesto a tomar drogas, estaba dispuesto a intentar hacer las cosas que me hacían sentir menos. Poco a poco me fui dando cuenta de que, vale, no bebía de lunes a viernes, pero probablemente me bebería el equivalente a una semana en un día, un viernes o un sábado por la noche. Y me daba cuenta de que bebía, no porque lo disfrutara, sino porque intentaba enmascarar algo», contó.