El heredero al trono ha adaptado una nueva medida de prevención al coronavirus en sus actos públicos.


La propagación del coronavirus ha afectado a toda la población, incluida la realiza y los famosos. La ciudadanía está adoptando diversas medidas de precaución en un intento de evitar la transmisión del COVID-19, como el uso de diferentes saludos que implicar no darse la mano o el contacto físico. Entre los que han adoptado nuevas alternativas se encuentre el príncipe Carlos de Inglaterra, quien no ha estrechado la mano en uno de sus actos oficiales. El hijo de la reina Isabel II ha tomado este nuevo protocolo y ha despertado la simpatía de los que le rodeaban.

El nuevo protocolo real adoptado por la Familia Real Británica especificaba que los miembros de la Casa Real no iban a estrechar la manos en sus actos públicos. Se trata de una nueva medida de la que casi se olvida el príncipe Carlos. En concreto, el padre del príncipe Guillermo y Harry acudió a los Premios Prince’s Trust y ofreció su mano al empresario Kenneth Olisa. Tras unos segundos de incertidumbre, el heredero al trono recordó las nuevas medidas y optó por un saludo «Namasté». Este gesto provocó unas risas cómplices entre todos los asistentes.

«Es muy difícil recordar no hacerlo«, bromeaba el príncipe Carlos con los asistentes, justificando el hecho de no poder estrecharles las manos. De la misma manera, y tras este acto, el Palacio de Buckingham hizo pública la agenda del príncipe Carlos, y su mujer, Camila, que se ha visto modificada. El padre del príncipe Guillermo y Harry ha pospuesto sus viajes a Bosnia y Herzegovina, Chipre y Jordania.

Por su parte, Isabel II, de 93 años, se encuentra en cuarentena como consecuencia de las medidas preventivas para evitar la propagación del coronavirus en su país. Así, la reina de Inglaterra ha modificado su agenda como medida de «precaución sensata» ante la pandemiay ha cancelado su próxima visita a Cheshire y Camden. Tal y como ha anunciado el Palacio de Buckingham, reina de Inglaterra tenía que visitar el próximo 19 de marzo la fábrica de Bentley Motors en Crewe y la sede mundial del Observatorio Jodrell Bank en Macclesfield, pero a consecuencia del coronavirus, se ha visto obligada a cancelar su agenda real. «En las próximas semanas, como consecuencia de una precaución sensata y por las circunstancias actuales, se van a realizar varios cambios en los compromisos de la Reina», indican.